Con Miriam Ponsa y su Trashumancia: 080 Barcelona Fashion

La introducción de la banda sonora del desfile sorprende. Una voz de hombre que nos interpela protegiendo su efecto “outsider” por una luz muy tenue:

“Hay que vivirlo, hay que sentirse dentro, ¿sabes? Hay que sentirlo y hay que vivirlo, y hay que vivirlo en el campo. Y hay que dormir bajo las estrellas, debajo de un chaparrón. Y te tiene que llover como nos está lloviendo. Y te tiene que escurrir en la piel, y mojarte y pasar frio y nevar. A mí cuando tenía pelo, porque ahora tengo poco, me han salido hasta chuzos de hielo en el pelo del frio que he pasado en el campo. A mí que no me diga nadie que los animales destruyen el campo: los animales protegen el campo. Y los ganaderos a su lado.”

Estas palabras que dan inicio a la colección sirven de manifiesto a Trashumancia, la colección que la catalana Miriam Ponsa presentó en la última edición de la 080 Barcelona Fashion y que le valió el premio de La Roca Village.

 Miriam Ponsa

El minimalismo de la música que marca el ritmo sobre la pasarela se mezcla con constantes alusiones al mundo rural: sonidos de tormenta, cencerros, campanillas y balidos. Y a ello se une la voz en off en defensa de los animales que la colección visualiza a través de la materia prima más pegada al terruño: la lana. El punto de lana es maleable y suave, se puede doblar, comprimir, estrujar, arrugar y abrazar sin deformarse ni perder las proporciones; es a la vez revolucionario y tradicional,  relajante y provocativo, rural y urbanita, pero siempre atractivo y seductor.

Con prendas confortables y sobrias Ponsa plantea un lifestyle que se refleje en nuestro modo de vestir. Los vestidos, jerséis-bufandas, se mueven, adaptándose al espacio –trashumando- entre texturas, formas hilados, cortes y tamaños que buscan mejorar la estética del tejido, hacerlo atractivo y novedoso.

 

Se utilizan hilos ligeros que permiten imaginar y confeccionar prendas sueltas y excesivas, que no pesan, de cortes con patrones menguados y que recuerdan el producto hecho a mano con grandes agujas. De nuevo la pasión por tricotar. Puntos trabajados con entrelazados, ochos, adornos multicolor, incrustaciones que consiguen un equilibrio entre suavidad, volumen y calidez.

Gabriel Gonçalves/ María José Paniagua

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *