La noche de las Obama: Zara estuvo allí…

No es muy habitual ver a las hijas de Obama en los medios, por lo que cualquier aparición en público presume síntomas de lo que está por llegar: dos nuevas señoritas en la Casa Blanca que serán el objeto de deseo de los diseñadores durante los próximos cuatro años. Esperemos que este afán no haga que pasen a engrosar el grupo de las “celebrities” y se mantengan en un segundo plano. Que no se distorsione su sana costumbre de ejercer el libre arbitrio o salir de compras, ya sea online u offline.

 

(Elecciones 2008)                                                                              (Elecciones 2012)

Esta vez, la noche de las elecciones se alejó del estilo ceremonial del 2008, en el que dominaba una puesta en escena bicolor en rojo y negro que recordaba el cuidado formal dress de las familias afroamericanas medias cuando acuden los domingos a la iglesia. Además de conocer el destino político de Obama en los próximos cuatro años, el evento nos permitió comprobar que Malia (14 años) y Sasha (11 años) no son muy ajenas al comportamiento de la mayoría de las adolescentes que siguen puntualmente las tendencias pero mantienen un tono acorde con su contexto familiar. El estilo ladylike de mamá Michelle se intuía en sus siluetas perfiladas, y en las faldas de cintura alta y vuelo amplio que llevaban las dos muchachas, pero con un punto más juvenil y divertido que el de su progenitora. No faltó el toque español en la noche: el cinturón rosa que llevaba Malia era de Zara y le servía para ajustar a la cintura la falda azul noche de ASOS. El complemento rosa mirado desde la perspectiva del evento se convierte en todo un desembarco del Made in Spain en las Américas. Gracias Amancio “Magno”¡.

  

Pero no muchas más complacencias con el producto extranjero y rápido giro hacia el mercado interior y a la inversión americana, que estamos en tiempos de crisis. Sasha llevaba para la ocasión una falda en verde esmeralda del diseñador neoyorkino Chris Benz, que conjuntaba con unas bailarinas en los mismos tonos de la falda. El punto de reciclaje posmoderno, o sencillamente una secular sobriedad, radica en que esa misma falda ya había sido utilizada por Malia en otras ocasiones. Eso de reciclar la ropa y compartir armario con el resto de la prole femenina es una práctica que genera múltiples ventajas al facilitar la versatilidad. También crea no pocos problemas y decepciones domésticas, sobre todo cuando al ir a buscar la prenda deseada compruebas en el último momento que ha desaparecido o la han guardado sin lavar. Horror¡

Michelle se sumo a la contención y no estreno vestido. Llevaba un conjunto de Michael Kors que ya había presentado en actos públicos en otras ocasiones.

Guapos, felices y sobrios. Todo un programa para la nueva etapa que comienza y que los españoles podemos aplicarnos. Aunque sólo sea porque Zara también estuvo allí…

Victoria Cavia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *