Un hombre de marketing formado como sastre (parte II)

En su primera visita a España, hace ya un par de años, tuve la ocasión de participar en una rueda de prensa con Scott Schuman y formularle una pregunta, al levantarme para darle la bienvenida a nuestro país dijo enseguida con gracia: “Ahí la chica de azul, te elijo”. Reproduzco aquí su respuesta, que aunque parece no hacer referencia directa a mi pregunta da muy coloquialmente unas claves interesantes para entender a Scott.

Alicia Zaparaín: “En un foro de moda masculina escuché algo que me parece que tiene mucho que ver con esa mirada en algunas de tus fotografías: el objeto compañero, la prenda compañera. En tus fotos destaco esas cosas que fotografías en la gente porque lo llevan en ese momento: desde una chupeta hasta una pipa, bolsos que están usados…una bici. Háblanos un poco de esa mirada tuya sobre lo que fotografías”.

Scott Schuman: “Ni me lo planteo cuando hago fotos, la gente reacciona, les fotografío porque en ese primer momento los he visto desplazarse de un modo muy informal o puede ser muy formal, estirado, por la calle. Es algo que se remonta a los años 30, es la etiqueta, la gente que trabajaba físicamente, o los deportes fuertes y aguerridos, es romántico esa fotografía común con la ropa de cada uno, eso es romanticismo, yo sólo con mi ropa de deporte en la bicicleta. ¿Cómo reacciono yo? Alguna gente se mete conmigo por las bufandas, cómo me pongo la bufanda así o asá, para parecer más guapo, cómo puedo vestir, cómo puedo captar un momento con ese contraste de color con la bufanda y el resto del conjunto. No soy muy bueno de vista, así que depende de la proporción que cojas, de modo que si te acercas a mí puedo verificar si esto va bien o esto va mal, si se me acercan más puedo decir si esto cuadra o no cuadra, no no esto parece un cowboy. Es la reacción de decir ¡Wouh! es una ropa de vicio, es cómo reacciono a lo que yo veo”.

Es considerado el blog de moda más influyente del mundo. Algo que comenzó en un formato entonces emergente se ha convertido en un clásico. Fue calificado por la revista Time como uno de los 100 personajes más influyentes del mundo de la moda.

Algunos destacan que fotografíe a personas que despiertan intriga y rezuman integridad por ser anónimas y encontrarse lejos de los flashes. Son lo que podríamos bautizar como iconos de la cotidianidad. Su objetivo nos lleva a descubrir en ocasiones, como un look está construido con una prenda de escaso coste. Se dice que más que buscar, encuentra tendencias. Con cierto humor, se ha dicho que parece la recreación de Humphry Bogart hecha por Pixar.

También se ha dicho que:

“Si eres una marca y alguna de sus fotos incluye una de tus prendas o complementos la cuenta de resultados lo notará más que ningún otro esfuerzo de marketing”.

“Es uno de los principales árbitros del buen gusto”.

“Lo bueno de Scott es que tiene un ojo tan clínico como ecléctico”.

“Tiene un sexto sentido para captar lo que tiene de especial el modo de vestir de una persona normal”.

No faltan quienes critican su trabajo, tal vez por desconocimiento, por una secreta envidia o por alguna frustración personal…Algunos comentan que lo que hace no es nada nuevo, lo cierto es que ha sabido hacerlo, ha sido el primero en labrarse un nombre como prestigioso blogger de estilo en moda en la era web 2.0, siendo un inmigrante digital. Después otros blogs han tendido a poner el acento en la tendencia y no en el estilo.

2006 Sexta Avenida de NY: interesantísimo experimento de cross-promotion Scott entrevistó en Sacks a diseñadores que posteo en su blog mientras los escaparates de los almacenes “reproducían” post suyos comentando el producto expuesto en ese momento.

Ha surgido una nueva figura de blogger que emula su trabajo y Sartorialists particulares en cada publicación de moda y tendencias.

Un cocktail mezcla de champan, ginebra y frambuesas creado por Oliver Atkins lleva su nombre, se sirve en el madrileño Le Garage.

Alicia Zaparaín

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *