Mats Gustafson

gustafson en Estocolomo

Mientras regreso de Estocolmo, donde he podido pasar unos cuantos días, aprovecho para escribir sobre una exposición que se puede visitar, del ilustrador de moda sueco Mats Gustafson, y lo hago antes de que se pase la fuerte impresión que me ha causado. Encontré esta muestra en la casa-museo del escultor Carl Milles, en un suburbio cerca de la capital.gustafson01

Este ilustrador, nacido en Suecia en 1951 y afincado en New York, lleva trabajando desde los años 70 y ha realizado portadas de las principales revistas de moda e incluso bolsas de papel para H&M. Empezó en una época difícil para el dibujo, por la hegemonía de las fotos y las supermodelos en el mundo de la moda. Ahora que la ilustración vuelve a llevarse, es justo que estas figuras se recuperen.gustafson04

La exposición recoge su obra más característica, con acuarelas de formato medio, de unos 50 cm. Son casi monocromáticas, y renuncian a los detalles para reflejar siluetas y transparencias, algo muy apropiado para la moda. Lo que en un primer momento puede parecer simplicidad se convierte en una disciplinada selección de lo fundamental. Esa concisión es más difícil por el medio empleado, la acuarela, que no permite correcciones y debe realizarse con una sola tintada y trazo por cada capa. A eso se añade una mágica comprensión del trabajo en húmedo que proporciona irisaciones y texturas impactantes.

Se aprecia una fuerte influencia de las aguadas chinas y japonesas, con trazos casi caligráficos y únicos, sin apenas mezcla de colores. A esto se une su clara vinculación con el pop art, del que fue contemporáneo en sus comienzos, que se traduce en gusto por la seriación, fondos planos, ausencia de perspectiva y contornos fuertes como los del cómic. Sus figuras recuerdan a las de Opie o Roy Liechtenstein, pero con la sensación de frescura que aporta la acuarela.

En cuanto a los temas, se centra en el mundo de la moda, aunque también tiene retratos y desnudos. Las prendas aparecen estructuradas por la silueta que las soporta. Son especialmente fascinantes los tules negros superpuestos aprovechando la transparencia de la tinta.
gustafson02
No estamos ante un simple figurinista de oficio y a la moda, que construye siluetas sugerentes. Hay un gran trabajo para esencializar con el dibujo, como queda patente en sus retratos. También se construye una atmósfera y se colocan los motivos en relaciones compositivas atrevidas con los marcos.  No en vano, Gustafson proviene del cine y la escenografía, como demuestra el vídeo de este enlace, que debe verse con paciencia.

En resumen, un autor que ha trabajado en los circuitos comerciales pero que viene del arte con mayúscula y desde ahí puede darle peso a la moda, siempre tan necesitada de ello.

Fernando Zaparaín

¿Por qué gusta el low cost?

Situémonos: 10 pm hora Zulú (las 9 de la tarde en España); Bar Pedro, en esta misma calle, en la esquina. Comparecen: un amigo que hace tiempo no veía, algunos parroquianos que se han unido a la tertulia, Pedro (el camarero). Tema: las vacaciones.

Individuo: “Pues sí, busqué un poco por internet, nada cosa de 5 minutos, y lo encontré, 15 días de vacaciones en un hotel de 4 estrellas por 15 euros, lo único… que no incluía el desayuno, pero bueno, por no buscar más…”

Asentimiento generalizado de los presentes y sentimiento propio de ser medio tonto,  (me gasté 30 euros/noche en un antro de mala muerte y del desayuno ni hablamos).

Hoteles, vuelos, restaurantes, seguros del coche y como no… ¡moda! Los chollos nos esperan escondido por todas partes.

Tanto es así que en Yodona.com nos han hablado de la cultura low cost, y en Vogue (en Vogue!!!) inauguraron la sección Dress for Less en su página web.

Parece que estamos ante una nueva tendencia. Por fin comprar barato no significa que debido a la crisis no tengas un chavo, ¡ahora significa que eres cool!. Y es que como lo de ser pobre, cada uno en su medida, sí que parece una tendencia muy seguida últimamente, ese ente abstracto y maligno que mueve los hilos de nuestra sociedad llamado marketing ha inventado un nuevo arma de seducción: el low cost.

La cosa fue más o menos así:

(Leer con voz de malo)

Ya sabemos que un consumidor quiere ser especial, y que el lujo nos hace sentirnos especiales parece irrebatible. Pero, ¿qué pasa con los demás? Las empresas quieren vender a todos, no sólo a los compradores de lujo. ¿Cómo hacerlos sentir especiales?

Todo buen estudiante de marketing sabe que hay ciertas cosas irresistibles para el ser humano:

  1. Ser mejor que el de al lado, a ser posible sólo un poquito mejor (si la diferencia es muy grande no tendrá mérito y no nos sentiremos tan bien).
  2. Cualquier cosa que sea gratis.
  3. Descubrir algo que otros no sean capaces de encontrar.

Lamentablemente, los consumidores que se sienten mejores están copados por el lujo. Los del gratis no son suficientemente rentables y

¡BINGO!

El low cost convierte a cada comprador en un perfecto Indiana Jones en la búsqueda de su tesoro particular. Y es que a pesar del aumento de las compras por internet, que en cualquier caso también tienen su componente de investigación, a todos nos sigue gustando entrar en una tienda y descubrir la prenda perfecta en el cajón de las oportunidades.

Es una cuestión de satisfacción personal, ya podemos demostrar que somos mejores compradores que los demás – se ve que los puntos 1 y 3 están muy relacionados- y encima no ha sido gratis, pero ha faltado poco.

Miguel Bratos

Esencia & Presencia: Margiela para H&M

Una vez más estamos viviendo una colaboración de la gran empresa sueca de moda con un diseñador de renombre.

Esta es, en mi opinión una unión excepcional, como sólo algunas de las ya numerosas colaboraciones lo han sido por su singularidad. Ya elaboré un análisis sobre el valor de estas colaboraciones entre míticas casas de moda y cadena de moda asequible en Reflexión & Resultados, con motivo de la extraordinaria colección de Comme des Garçons (Rei Kawakubo) para H&M.

Maison Martín Margiela es una casa icónica de principio a fin, con su alma – uno de los seis de Amberes- ha sido desde su origen un ejemplo de maison diferente, más taller-laboratorio colaborativo especializado en esencia de moda, que pura marca asociada a su diseñador-divo.

Esa esencia de moda, de reflexión, de pensamiento es lo que atrae, permanece y destaca en todo Margiela. Siempre despunta el mensaje en su tratamiento de las colecciones por encima de lo convencional, lo esperado o lo políticamente correcto (¿o políticamente vulgar?), incluso más allá de lo propio y específico en moda. También siempre se ha resaltado el culto por la impersonalidad que le caracteriza.

Suelo ponerle como ejemplo en la asignatura de marketing de moda -a mis alumnos de diseño de moda- de quien sabe presentar una colección de un modo diferente. Admiro la rotundidad de esta puesta en escena: la de su colección Haute Couture Spring Summer 2007. Es un vídeo para disfrutar, que como he dicho, destaca por encima de tanto tópico desfile de colección con pasarela, música y modelos caminando. Y es que Margiela, como siempre se ha dicho, es un genio de la metamoda: de esa moda que habla de sí misma.

Haute Couture Spring Summer 2007

H&M es presencia, una innegable realidad que llega a cada persona, a cada ciudad, a todos en todas partes. H&M hace la moda presente. Representa lo llevable, lo accesible, la eficiencia, el más puro sistema moda.

La magnífica colaboración que fue presentada con éxito hace unos días en Nueva York une continentes, mundos y universos: arte, instalaciones, deconstrucción, reconstrucción, color, adaptación, arquitectura y todo lo que se puede hacer con materiales y forma llegar a un público. En palabras de MMM: “Nos satisface presentar piezas de Maison Martin Margiela junto a H&M en una versión reinterpretada de nuestra visión. La democracia de nuestra moda es una característica intrínseca de nuestra creatividad y la colaboración con H&M nos permite llegar más lejos con este instinto. Esta colección une los universos opuestos de estas dos casas de moda de un modo que sorprenderá a todos.”

 

 Presentación en NY

 

Anne Teresa de Keersmaeker ha sido la coreógrafa que ha realizado un maravilloso trabajo para la presentación en el distrito financiero de NY, una mezcla de arte y espectáculo -como ellos mismos lo han denominado que captura el espíritu de MMM-: danza, coreografía y arquitectura se mezclan con la arena y con los bailarines para generar en una improvisación delicada y sutil una presentación contemporánea de aquello que vestimos a diario. Los artistas Daniel Arsham, Frédérique Chaveaux y Noemie Goudal crearon esculturas, proyecciones y fotografías exclusivamente para el evento.

 

El próximo 15 de noviembre esta versión democrática y personal de Margiela podrá adquirirse en 230 tiendas seleccionadas de la marca sueca. En la colección una prenda central en el día a día del invierno: los abrigos.

 Alicia Zaparaín

Amancio “Magno”: Inditex apuesta por el bien común

El día de la salida a Bolsa de Inditex y tras el éxito conseguido en el parqué, Amancio Ortega se sintió un poco abrumado y comentó que no iba a saber qué hacer con tanto dinero. Pero pronto solucionó sus dudas e hizo lo que siempre había hecho “Volver a invertir” (Blanco y Salgado: Amancio Ortega. De Cero a Zara,  2008, p. 170).

La red y los medios de comunicación se han conmocionado al enterarse de que el dueño de Inditex, uno de los veinte hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, ha donado 20 millones de euros a Cáritas. Todo ello con el fin de apoyar la labor social de la Iglesia en su programa de atención básica: alimentación, ayuda farmacéutica, servicios de vivienda y material escolar.

La sorpresa que ha causado en la red y medios de comunicación hunde sus raíces en la poca costumbre que tiene nuestro país de ejercitarse en una sana vida empresarial, en la que la grandeza de ánimo del que crea riqueza se corresponde con la estima y el aplauso de la sociedad civil que la recibe y vuelve a gestionar creando más riqueza. El Buen Gobierno y la Responsabilidad Social Corporativa son herramientas que caracterizan la comunicación del grupo Inditex. Es difícil encontrarle un “pero” o crítica a esta acción de la Fundación Amancio Ortega, máxime en el contexto actual que está viviendo España. Pensemos que para Cáritas es el mayor donativo privado recibido hasta el momento y que beneficiará a un gran número de personas de manera rápida, como es habitual en la trayectoria de la institución, y dentro de una cobertura nacional completa.

Por otra parte, ayudar a los que lo necesitan más que nosotros no es patrimonio exclusivo de los que más tienen, pues siempre podemos confrontarnos con aquel que tiene menos. Esto tiene sus ventajas. No todos podemos ser Amancio, pero sí todos podemos ser más magnánimos. La magnanimidad se puede contagiar, lo mismo que ser generoso, amable, sobrio, templado. Desde luego se agradece y estimula lo mejor de uno mismo el encuentro con personajes grandes: “magnos”. Nos hacen falta en todas las capas de la sociedad, en nuestros trabajos y en nuestras familias.

Amancio Ortega                                Alejandro Magno (Louvre)

Los empresarios de casta saben bien que la magnanimidad tiene mucho que ver con la fortaleza, con la tenacidad, con la capacidad de acometer grandes empresas. Y por tanto, con muchas posibilidades de lograr buenos resultados. Algo que Inditex parece reflejar en su trayectoria, siendo referente para la moda española en el mercado mundial. La compañía gallega sigue creciendo y a mitad del 2012 ya contaba con un total de 5.693 establecimientos en 85 mercados. Sólo durante los primeros seis meses de este año ha puesto en marcha 166 tiendas en 39 países. Entre otras aventuras, ha apostado por aumentar su mercado en Rusia en los próximos años y sumar sesenta establecimientos más a las 274 tiendas que ya tiene. Números y más números que crecen sin parar.

 

Zara en Nueva York                                             Zara en San Petesburgo

¿Son las cifras que más le importan al dueño de Inditex? No lo sé. Pero si sé que la valía de una persona no se mide ni en el número de tiendas que posea, ni en la suma de países en los que está su producto, ni en euros, ni en dólares. También sé, por experiencia, que el corazón se localiza muy cerca de la cartera, y que no te cuesta ser generoso con quien quieres. No tengo la suerte de conocer personalmente a Amancio. Pero su trayectoria y este último gesto, particularmente, me hacen pensar que le interesa gestionar al alza las cifras de su dignidad personal. Se revela como un hombre que piensa por cuenta propia, llevando la iniciativa de su vida en sintonía con el bien común y con los intereses generales. Me imagino que ante las últimas cifras de su crecimiento económico ha podido sentir las mismas dudas que cuando salió a bolsa, y ha vuelto a disipar la incógnita haciendo lo que la vida le ha enseñado siempre a hacer: “Volver a invertir”…, pero ahora en los que más lo están necesitando. Gracias Amancio “Magno”¡

Victoria Cavia

 

 

Mirar escaparates

“Los escaparates son como un acuario enorme, porque todo es luz, cristal y colorido.
(…)

Los habitantes de los escaparates se llaman maniquíes y son guapísimos sin excepción. Visten todos con primor, siempre al hilo de las últimas tendencias. Su armario sería la perfecta imagen de la eternidad en el sentido más delicioso de la palabra. Sólo lo variado y nuevo surge de allí, cómo repetirse sin aburrimiento ni final. No carecen de nada en su pequeño reino. Admirados sin pausa, su vida es una exhibición incesante. Aunque si les miras a la cara comprobarás que todos están tristes. Como ídolos congelados en una mueca de melancolía incurable. (…)

No quiero condicionar tu paseo. Disfruta con tus propios hallazgos y descubre tus escaparates favoritos. Terminarás por trazar tu ruta de peregrinación personal. Pero te aconsejo que no te fijes sólo en los más rutilantes. Mezcla los grandes y los pequeños, los rancios y tradicionales con los sofisticados e impolutos. De todos se puede sacar algo, sean vulgares o insólitos.”

Faltaba un minuto para las nueve de la noche de un caluroso día de este verano y me encontraba en un tranquilo pueblo del Pirineo aragonés, con la noche comenzando a caer en las montañas mientras terminaba de leer el capitulo “Mirar escaparates” del libro Plan B 25 actividades gratuitas para tiempos de crisis de Echeve (Peripecia Editorial, 2012)…pensé enseguida en escribir este post como:

 

1 felicitación al autor por su texto tan ágil, sencillo y cotidiano que arranca sonrisas

2 hallazgo para compartir con quienes buscan libros creativos y singulares

3 reflexión sobre los escaparates de moda de cualquier ciudad

 

Mostrar moda en cualquier urbe de tamaño mediano es siempre un reto para las tiendas de ropa y complementos, las zapaterías y joyerías. Las grandes cadenas de moda necesitan mantener a su público en medio de sus análogas competidoras. Sus departamentos de Visual Merchandising envían escaparates “prefabricados” generados en la casa madre para replicarse en cada ciudad.

Las tiendas de tamaño intermedio ofrecen escaparates con refritos de looks y tendencias, casi siempre estereotipados a años luz de una nítida imagen de marca y de un exquisito marketing en el punto de venta.

Los pequeños comercios locales que sobreviven a la crisis, miman a sus fieles clientes y buscan “desesperadamente” la ocasión de hacer nuevos: muchos improvisan sus escaparates con lo que han visto en otras tiendas de similar tamaño, en las grandes cadenas, en internet o incluso con las ocurrencias del personal, de la familia o amigos del propietario.

 

El dominio del espacio, de la escenografía y la idea de transmitir un solo mensaje por escaparate, capaz de captar la atención del transeúnte en unos segundos, no están al alcance de todas las estéticas. Sólo algunas marcas sólidas como Hermés logran hacer -en grandes ciudades- escaparates únicos, “magnéticos”, inolvidables: sin maniquíes ni atrezo, con espacio, imagen y seda; esa seda con vida que tan bien caracteriza a la que considero una firma exquisita en su comunicación.

 

Alicia Zaparaín

 

 

 

 

Inditex fortaleciendo su imagen

Mercedes Benz y L’Oreal son los patrocinadores principales de la Mercedes Benz Fashion Week, a los que se acaba de unir Inditex. Por supuesto, la semana de la moda madrileña cuenta con más patrocinadores y colaboradores, pero Inditex ha querido colocarse al lado de los grandes, y por eso se ha vinculado con el evento como patrocinador principal.

Todos conocemos la vinculación que el grupo Inditex ha tenido con la moda y la democratización del diseño, siguiendo la tendencia que ya se inició con el Prêt-à-porter. Pero, la percepción del usuario es caprichosa y hay que cuidarla regularmente. El grupo Inditex lo sabe y por eso, a pesar de la omnipresente crisis, han dado el paso de vincularse un poco más con la idea de estar a la última.

Al nivel macro, de todo el grupo Inditex, el mensaje es claro: “En crisis seguimos invirtiendo”. En un momento como el actual donde todos están pensando en reducir costes, dar un golpe encima de la mesa y demostrar solvencia y posibilidades económicas es un mensaje al mercado que, por otra parte, ha demostrado su confianza en el grupo a tenor de su comportamiento en bolsa ya que es de los pocos valores que ha subido su cotización en los dos últimos años.

Al nivel de las distintas marcas del grupo, ahora, los consumidores oiremos el nombre de Inditex, o de alguna de sus marcas, cuando nos informemos sobre las últimas tendencias en la pasarela española. Si la marca consigue que el público la asocie, de una forma inconsciente al glamour y la más rabiosa actualidad propia de la pasarela, la inversión en el patrocinio habrá sido un éxito.

Como colofón mencionar la pequeña cuota de poder que obtiene un patrocinador sobre el evento patrocinado. Algo que en un mundo tan social como el de la moda, es sin duda otra forma de obtener rentabilidad.

Miguel Bratos

¿Qué hay detrás de la moda?

Muchas  colecciones de pasarela tienen una historia detrás. Sin duda, es muy bonito pensar que el diseñador se inspiró en el vuelo de un pájaro y el aleteo de una mariposa para, quién sabe si, ponerle unos sombreros a unas modelos desnudas.

Sin embargo, siendo realistas, ¿cabe la posibilidad de que el diseñador sea únicamente un diseñador, y no un diseñador-filósofo a pesar de lo muy de moda que está lo multidisciplinar en nuestros tiempos?

Seguro que hasta el más profundo de los artistas actuales alguna vez se ha puesto garabatear en una servilleta, sin más inspiración que el café que se estaba tomando en ese momento: Café, Colombia, selva, exotismo… torrefacto, industria, sabor agrio…

La historia que hay detrás de una colección aporta valor a esta última. La prensa tiene algo que decir, los diseños ya no son diseños sino la forma de convertirnos en protagonistas de esa historia en la que se inspiran…

Ya no llevamos ropa, llevamos arte. No somos individuos, somos cultura. No nos vestimos, nos identificamos.

Pasa como dice Jeremy Rifkin en La era del acceso (2000): “La imagen no representa al producto sino el producto representa a la imagen”.

Yo, que soy un poco incrédulo, a veces pienso que primero se diseña y luego se inventa la historia…que desfachatez, eso sería tan estúpido como decir que algo es bonito porque realmente es bonito sin más razón, sólo de pensarlo resulta siniestro, la moda no puede ser tan simple.

Miguel Bratos

Empieza el espectáculo: Innovar provocando emociones.

La moda es presentada con frecuencia como un ámbito de continuos cambios, donde los principios de la innovación forman parte de su propia naturaleza.

Es cierto que la búsqueda de nuevas creaciones descansa en la estructura de un sistema caracterizado por tres elementos básicos: la originalidad, el cambio permanente y lo efímero. No en vano son rasgos que la moda comparte con la sociedad moderna en la que vive, reflejando la búsqueda de singularidad y apuesta por el progreso.

Pero no es menos cierto que las rupturas drásticas con el pasado no son tan constatables en los resultados, generando la sensación de que los cambios en la moda se producen más por evolución, regresiones y discontinuidades que por enérgicas revoluciones. De hecho, en plena era de avances tecnológicos, se producen variaciones lentas de lo ya inventado o conocido. Siempre sobre la base de los materiales, forma, colores y funcionalidad de la ropa.

Se quiere revisar la innovación en el ámbito de la moda, es necesario dejar claro su estatus y comprender su funcionamiento. Es un hecho que el discurso sobre la moda está relegado en gran medida a los ámbitos de la divulgación, donde con frecuencia es percibida como pura fantasía estética o incluso desde su dimensión más frívola. Como señala Lipovetsky “la moda provoca antes el reflejo crítico que el estudio objetivo”. A pesar de ellos, en las últimas décadas, se ha constituido un área de conocimiento, tanto desde su perspectiva práctica como teórica, proporcionando una considerable literatura científica dentro de las ciencias sociales y las humanidades. Esta doble perspectiva sugiere que las estrategias creativas que llevan a la innovación en el diseño de moda tienen que ser revisadas tanto en su dimensión concreta como en la abstracta. Es decir, no sólo desde el producto material tangible (ropa) sino también desde el producto cultural simbólico que abarca el fenómeno de la moda en toda su complejidad (fashion).

Las estrategias creativas que llevan a la innovación, entendida ésa como el descubrimiento de nuevos o mejorados usos de los recursos de que ya se disponen, se han de adecuar tanto a las características del segmento de la moda del que se trate (lujo, semilujo o cadena de moda rápida) como a las diferentes fases implicadas en el proceso de la moda: diseño, producción, distribución, comunicación y venta. Las marcas y los diseñadores como titulares de esas firmas se preocupan de cuidar todos los elementos que intervienen en el proceso, sabiendo que la confirmación de su estrategia creativa está en relación directa con la inteligibilidad de sus propuestas y es causa de su éxito en el mercado. Los interlocutores que reciben y dialogan con el diseño no son sólo los compradores sino también periodistas, los críticos, y los creadores de opinión que mediatizan la colección. Todos ellos contribuyen a configurar la identidad de la marca, al mimo tiempo que generan un nuevo producto cultural que se expande por la literatura especializada, los medios de comunicación y la red. Conviene subrayar que ni la mejor estrategia creativa ni la mejor estructura empresarial garantizan los resultados. Pero también es cierto que una estructura equivocada en alguno de sus pasos lleva al fracaso antes o después.

 

Victoria Cavia

Moda y Modos

El profesor universitario Gillo Dorfles escribió a finales de los años 70 un pequeño tratado titulado Mode & Modi, que dos décadas más tarde fue traducido al español (Moda y modos, 2002). El texto introduce la palabra “modos” como sinónimo de la moda como factor sociológico y estético que abarca, además del vestido, a “los objetos, los ornamentos, la decoración, la orientación filosófica, política, científica, literaria”. Ni el espacio de esas páginas ni el enfoque del autor, que se fija en lo que según su criterio son los aspectos más singulares de la moda, le permiten cumplir con tan magna empresa.

El título del libro ilustra la heterogeneidad del término moda, su etimología y su doble dimensión. “Modus” significa modo o medida, lo que en el contexto del fenómeno fashion podría entenderse como el modo en que el individuo interpreta lo que le ofrecen creativos, marcas y preceptores de opinión. Diseñadores, pasarela, revistas, estilistas, blogs, tiendas o publicidad construyen un mundo de tangibles (producto moda) e intangibles (emociones y experiencias) susceptible tanto de ocultarnos a los demás como de hacernos presentes a las miradas de los otros, de singularizarnos o masificarnos, de servirnos en su mera funcionalidad práctica o de estimular nuestra imaginación. El individuo aplica a ese irracional bombardeo de influencias que le llegan de todos los frentes un filtro. Esto es, su propio modo o medida práctica, estética, económica o funcional. Para ello acomoda el propio criterio subjetivo, asociado irremisiblemente al gusto colectivo, a las tendencias emergentes o dominantes. Elige, acepta o rechaza las propuestas que se le ofrecen. Todo esto requiere de un aprendizaje, de una técnica aunque sea sencilla que se aprende en la cotidianeidad. A ese manual de la vida, se han sumado a través de las nuevas tecnologías muchos de los que desean auxiliar nuestras vidas estéticas: blogueros, estilistas, personal shopper y curates de todo tipo.

Esta mediación intencionada o intuitiva que la inteligencia pone en las acciones del cuerpo perfecciona a la persona. Ya sea en aspectos internos (personalidad) o externos y culturales (como la moda). Cuando en los resultados de esta elección cotidiana domina la eficacia y la sensibilidad, se suele llegar a la seguridad personal en el vestir: sabes lo que te sienta bien y lo que te hace bien. Y, al mismo tiempo, en los otros suscita la admiración y el deseo mimético de ese festivo “quiero ser como tú”. Pero de nuevo la inteligencia del imitador ha de aplicarse para encontrar el equilibrio entre cómo se desea ser y el cómo se es. La moda que nos acerca a lo bello contribuye a que nos sintamos mejor, pero nunca podrá darnos la seguridad que no poseemos. Las manifestaciones en el modo de actuar propiamente humano revelan que lo más logrado llega con el dominio del espíritu (inteligencia) sobre el impulso (espontaneidad) dando lugar a escenarios en los que la elegancia se define una manera rotunda. Y, entonces sí, apetece dejar a la espontaneidad rienda suelta sin peligro de errar. Hacer las cosas con arte en el ámbito de la moda es sencillamente poner el tono de la inteligencia en las acciones del propio cuerpo y “sus alrededores” que llamamos estilo de vida, hábitos de consumo, comportamiento y actitudes. Modos que hacen moda.

Victoria Cavia

Moda social en Fundación Emotiva

En FUNDACIÓN EMOTIVA creemos que el presente se escribe por las empresas sociales, capaces de contribuir a un desarrollo económico sostenible local y global, con el protagonismo de los colectivos con mayores dificultades a la inserción laboral como son jóvenes, mujeres, personas discapacitadas y en situación de exclusión social.

 

En Fundación Emotiva llevábamos tiempo preguntándonos ¿quién hace nuestra ropa?, ¿quiénes son las personas que participan?, ¿cómo podríamos conocerlas?, ¿cómo viven?, ¿qué sueños tienen?, ¿qué les hace felices?, ¿cómo podemos demostrar que detrás de cada prenda hay una historia?.

 

De aquí surge la idea de poner en marcha una nueva Empresa Social “SÒCIAL – Abetterworld”, una empresa sin ánimo de lucro que pretende transformar el mundo de la moda, demostrando que es posible hacer ropa garantizando la trazabilidad, cumpliendo los Derechos Humanos y Laborales y respetando el Medio Ambiente.

 

“SÒCIAL – Abetterworld” ha comenzado con una Edición Limitada de Camisetas Éticas, las cuales han sido elaboradas en empresas, de Tanzania, Turquía y Bangladesh, que cumplen con el certificado internacional sobre respeto de Derechos Humanos y Laborales SA 8000 y que utilizan algodón local de alta calidad.

 

La serigrafía está hecha en el Centro Especial de Empleo DOWN TOLEDO, quienes nos han demostrado la gran profesionalidad de este colectivo y nos han transmitido su alegría y capacidad de vivir el momento presente.

 

Además, los beneficios por la venta de la colección se destinarán a proyectos de cooperación al desarrollo de FUNDACIÓN EMOTIVA en Bolivia.

 

La puesta en marcha de esta iniciativa emprendedora va más allá de garantizar la ética en la cadena de suministro, lo que también pretendemos es promover la construcción de un mundo mejor a través de mensajes positivos y concienciar a la sociedad de la necesidad de un consumo responsable. Por eso, aunque emprender no es sencillo y emprender una empresa social mucho menos, una vez fabricadas las camisetas y elaborado nuestro primer Catálogo (en el que participan amigos y familiares que nos apoyan en el proyecto), la ilusión de ver en la calle personas con el lema “abetterworld” nos da energía para seguir trabajando.

 

¿Te animas a construir un mundo mejor?

 

 

 

 

 

 

Actualmente las Camisetas “SÒCIAL – Abetterworld” pueden adquirirse en los siguientes establecimientos:

–       ZUCHI MODA HOMBRE, C/ Becerro de Bengoa, 2 -Palencia

–       LEYKO, C/ Alcázara de Toledo, 4 – León

 

 

Más información de Fundación Emotiva en:

www.fundacionemotiva.org

Facebook: FUNDACION EMOTIVA

Twiter: @fund_emotiva