La moda es sueño. 25 años de talento español

Fantástica exposición comisionada por Isabel Vaquero y Lucía Cordeiro, que integra trajes de noche y cóctel de diseñadores españoles, en las salas del palacio de los Marqueses de Cerralbo. Pese a tratarse en muchos casos de piezas históricas (hay Balenciagas y Pertegazes de finales de los años 50) la mayoría de los maniquís tienen pose en movimiento, y se sitúan como si recorriesen las distintas habitaciones del palacio.

Cada sala integra uno o varios modelos en su ambiente, hasta el punto de que en muchos casos parecen creados para la estancia. El equipo de Marie Claire ha llevado a cabo un discurso museográfico que impacta y conmueve al visitante, logrando que marco y contenido se rindan homenaje.

Sólo el color de la vitrina donde se exhiben las joyas y bisutería se ha alterado, cambiando de forma reversible su color de granate a terciopelo negro.

La balanza entre exhibición y conservación se mantiene en un logrado equilibrio. Gracias al buen estado de todos los trajes, y la revisión y recolocación de las prendas para que no se marquen en la pose del maniquí, es posible comprender no sólo el material y la confección de los diseños, sino su relación con el cuerpo en movimiento. Y así pueden verse sentados, bailando, admirando una pieza del museo o en el tránsito de sus galerías de una estancia a otra.

Algunos de los trajes han precisado de su maniquí invisible original, por tratarse de pizas especialmente antiguas o de materiales más delicados. Así un Pertegaz con estampado floral es uno con el todo del Saloncito imperio, convirtiendo su aparente ausencia de maniquí en un recurso expresivo, que lo hace simular un jarrón en el centro de las cortinas.

El museo ofrece visitas guiadas por Mercedes Pasalodos http://museocerralbo.mcu.es/actividades/otrasActividades.html los jueves a las 18.00h, con reserva previa. Selecciona algunos de los diseños más emblemáticos, pero está abierto a preguntas y comentarios por parte del público.

El recorrido comprende

Lemoniez 2009 en el descansillo del ala de invierno de la Escalera de honor. Es el maniquí que recibe al visitante, bajo una increíble lámpara de araña. En el descansillo del otro ala, por donde se accede habitualmente al Museo, David Delfín 2009, abre los brazos entre el macetero que culmina la escalera y la iluminación artificial de uno de los primeros edificios de Madrid con agua corriente y luz eléctrica.

Jesús del Pozo 2005 en la Galería de Arte religioso, junto a un lienzo en el que el alba de un clérigo se pone en paralelo al color crudo de la seda drapeada y plisada del conjunto de top y falda.

Agatha Ruíz de la Prada 2010 en el Salón Rojo, con sofás decimonónicos plisados con abotonaduras.

Ana Locking 2012 y Rabaneda 2012 en el Salón amarillo: jugando con los estampados florales de inspiración asiática y oriental de paredes, tapicerías, jarrones y chimenea.

Lydia Delgado 2010 en la Salita Rosa, la zona donde la Marquesa recibía en la intimidad a sus visitas.

Varias batas estilo Poiret de Meye Maier 1997-1999 en el Dormitorio del Marqués, que son todo uno con los tapizados aterciopelados y cortinajes, y forman conjunto en la cama con las sábanas de algodón de Sybilla 1986.

Miriam Ocariz 2012 y Duyos 2010 en el acceso de la zona de recibimiento de invierno, junto a sendas sillas de asta de ciervo, respectivamente en print animal y confección con pluma de gallina de Guinea.

Josep Font 2008 en el Salón de confianza, con cuerpo de cristal de colores Swarosvki enmarcado a la entrada entre dos vasos cerámicos y bajo una impresionante lámpara de cristal veneciano, y en un lateral, por un espejo abatible con marco de porcelana pintada. En el otro lateral, la falda con volantes y cancán, en blanco, hace un guiño a la falda en negro del retrato de una dama de finales del XIX.

Miguel Adover 2001, en la planta principal de la Escalera de honor, con aplicaciones a mano de piezas de algodón en forma de mosaico árabe, colocadas estratégicamente para establecer un contraste con los diseños curvilíneos del metal de la barandilla.

En la armería encontramos cuatro opciones de diseño con la armadura como leit motiv: Maya Hansen 2011, con un corsé exterior, Paco Rabanne 1999, en un vestido realizado en su característica “cota de malla”; José Miró 2005, en un modelo semirígido confeccionado totalmente en perlas Majorica; David Delfín 2011, que pasa totalmente desapercibido, por sus tonos grises y empaque, entre dos armaduras.

El abrigo rojo de Balenciaga supuso un especial reto para la restauradora encargada del mantenimiento de salas y de las piezas de la exposición, María López Rey y Sofía Alfonso, de Taller 18, pieza para la que por motivos expositivos y de conservación se ha utilizado un armazón que abre la prenda poco a poco, y sobre el que descansa por completo.

Agatha Ruíz de la Prada 2008, Manuel Piña 1989 y Sybilla establecen un atrevido y divertido juego con la sandía de uno de los bodegones del Comedor de Gala, justo antes de dar paso al Salón de billar, la única estancia con trajes únicamente masculinos, como corresponde al uso histórico de este espacio, que se colocan entre las lámparas y bajas y retratos de hombres de diversas épocas, todos ellos vestidos a la moda de cada momento. El discurso didáctico de la exposición se enriquece increíblemente con el uso de este recurso, muy bien aprovechado.

El Salón chaflán se dedica a Manolo Blahnik, con 15 de sus zapatos más emblemáticos entre 1997 y 2012.

La biblioteca alberga tres modelos, Elio Berhanyer 1971, Balenciaga-Eisa 1967 y Balenciaga-Eisa 1959, en colores brillantes y acabados metálicos, que recuerdan a los trabajos de las portadas en tintas metalizadas sobre cuero de los volúmenes de las esterías.

La exposición culmina en el fantástico Salón de Baile del palacio, con 17 vestidos de baile y algunos de cóctel entre 1952 y 2012, junto a otros dos en la Galería I que da acceso al Salón, y junto a los que el visitante se sitúa para admirar los 17 primeros, que debido a las poses de lo maniquís y su disposición en estrecha relación, no permiten el tránsito entre ellos.

Imprescindible.

Laura Vegas

La noche de las Obama: Zara estuvo allí…

No es muy habitual ver a las hijas de Obama en los medios, por lo que cualquier aparición en público presume síntomas de lo que está por llegar: dos nuevas señoritas en la Casa Blanca que serán el objeto de deseo de los diseñadores durante los próximos cuatro años. Esperemos que este afán no haga que pasen a engrosar el grupo de las “celebrities” y se mantengan en un segundo plano. Que no se distorsione su sana costumbre de ejercer el libre arbitrio o salir de compras, ya sea online u offline.

 

(Elecciones 2008)                                                                              (Elecciones 2012)

Esta vez, la noche de las elecciones se alejó del estilo ceremonial del 2008, en el que dominaba una puesta en escena bicolor en rojo y negro que recordaba el cuidado formal dress de las familias afroamericanas medias cuando acuden los domingos a la iglesia. Además de conocer el destino político de Obama en los próximos cuatro años, el evento nos permitió comprobar que Malia (14 años) y Sasha (11 años) no son muy ajenas al comportamiento de la mayoría de las adolescentes que siguen puntualmente las tendencias pero mantienen un tono acorde con su contexto familiar. El estilo ladylike de mamá Michelle se intuía en sus siluetas perfiladas, y en las faldas de cintura alta y vuelo amplio que llevaban las dos muchachas, pero con un punto más juvenil y divertido que el de su progenitora. No faltó el toque español en la noche: el cinturón rosa que llevaba Malia era de Zara y le servía para ajustar a la cintura la falda azul noche de ASOS. El complemento rosa mirado desde la perspectiva del evento se convierte en todo un desembarco del Made in Spain en las Américas. Gracias Amancio “Magno”¡.

  

Pero no muchas más complacencias con el producto extranjero y rápido giro hacia el mercado interior y a la inversión americana, que estamos en tiempos de crisis. Sasha llevaba para la ocasión una falda en verde esmeralda del diseñador neoyorkino Chris Benz, que conjuntaba con unas bailarinas en los mismos tonos de la falda. El punto de reciclaje posmoderno, o sencillamente una secular sobriedad, radica en que esa misma falda ya había sido utilizada por Malia en otras ocasiones. Eso de reciclar la ropa y compartir armario con el resto de la prole femenina es una práctica que genera múltiples ventajas al facilitar la versatilidad. También crea no pocos problemas y decepciones domésticas, sobre todo cuando al ir a buscar la prenda deseada compruebas en el último momento que ha desaparecido o la han guardado sin lavar. Horror¡

Michelle se sumo a la contención y no estreno vestido. Llevaba un conjunto de Michael Kors que ya había presentado en actos públicos en otras ocasiones.

Guapos, felices y sobrios. Todo un programa para la nueva etapa que comienza y que los españoles podemos aplicarnos. Aunque sólo sea porque Zara también estuvo allí…

Victoria Cavia

Cibeles Fashion Week y la música de la pasarela María Lafuente : “Ápoda “ (colección invierno 2011/2012)

En los próximos días iremos recuperando los contenidos publicados en la anterior página web, con la finalidad de que queden disponibles para todos aquellos que quieran consultarlos.

Cibeles Fashion Week y la música de la pasarela María Lafuente : “Ápoda “ (colección invierno 2011/2012)

El abrazo que escenografía y música prestan a la colección convierten el desfile en una manifestación escénica del más alto nivel, que la diferencia cualitativamente del resto de los desfiles presentados en la Cibeles Fashion Week y la sitúan en el ámbito de las propuestas performativas que otros estilistas desarrollan en Europa. Unos paracaídas extendidos al fondo de la pasarela cumplen su función decorativa y recuerdan las múltiples posibilidades de un mismo objeto. Esto es, desde su pura utilidad como artefacto de tela resistente que modera la velocidad de caída desde las aeronaves a una redescubierta y gratuita dimensión estética subordinada al embellecimiento de la sala y a su significado conceptual. La colocación hiperextensiva de los paracaídas redimensiona su forma de sombrilla, equilibrando visualmente los cuerpos de las modelos que se “arrojan” desde el aire del backstage. Al mismo tiempo, su presencia intensifica la idea de reutilización y reciclado, abriendo perspectivas a futuras colecciones donde las propias prensas puedan ser elaboradas con los materiales de los paracaídas desechados.

La música, por su parte, adquiere un protagonismo esencial. Comparte la dimensión de autoría que toda propuesta busca en este tipo de desfiles, ya que se trata de creaciones musicales exclusivas para la colección. Son responsables del sonido David Dalmau y dos de los compositores vinculados al OBtem (Universidad de Valladolid): Edson Zampronha y Elena Hidalgo. David se ocupa de la producción y de las mezclas en directo consiguiendo magistralmente aunar en un solo discurso el bloque electroacústico y de carácter expresionista con que Edson Zampronha sorprende al público al inicio del desfile. “Fénix” da título a esta primera sección musical que se caracteriza por su gran fuerza expresiva, la densidad musical, y el tratamiento del sonido filtrado en sus frecuencias extremas. Todo ello compone un discurso articulado que lleva hasta un clímax estructural y emocional, ya en las primeras salidas de la colección. Los procedimientos de filtración de frecuencias son esenciales, con resultados exquisitos análogos a la manipulación a la que somete un diseño creativo a sus tejidos. Asistimos a una compleja melodía de timbres, a los pulsos de un bongo y de una tabla india en registros extremos o las superposiciones de metros irregulares (2/3) que se prolongan en el tiempo. Materiales sonoros modificados y de difícil identificación en sus fuentes, que en su mayor parte dependen del sintetizador pero que no olvidan la reutilización de otros sonidos urbanos, como la inclusión de sonidos producidos por el metro de Madrid al tomar una de las curvas. Ruidos que una vez transformados y desnudados de manera intencionada de sus parciales se convierten en alturas de sonido, y se humanizan en notas con identidad propia. De cualquier forma, un discurso directo a las emociones y empastando magistralmente con los turquesas y blancos de los generosos e impecables volúmenes que presentan los minivestidos y pantalones.

La transformación del sonido realizada por Edson Zampronha trascribe los aspectos formales, estructurales o cromáticos sin atender a la imitación temática. Algo totalmente distinto, pero con igual efectividad, es lo que hace Elena Hidalgo en su composición, la cual aporta el momento lírico del desfile, aprovechando los estampados figurativos y coloristas sobre fondo blanco que aparecen en abrigos y vestidos. “Pájaros mágicos” se convierte en una electro-ethno-Aria que remite a tiempos pasados o a un futuro perdido en la magia de aves y paraísos. En su construcción, Hidalgo toma como referencias elementos musicales de los otros bloques, contribuyendo a la unidad estructural. David Dalmau cierra la música en esta tercera sección. El músico cataliza la sensación de fiesta y alegría que el espectáculo proporciona. Desde un plano tonal, juega con las melodías y ritmos que empatizan más fácilmente con el público, especialmente en el carrusel final al que se llega con los tiempos de producción y montaje perfectamente calculados para conseguir el aplauso cerrado de la maravillosa sala del Círculo de Bellas Artes.

Victoria Cavia

Scary Beautiful

You sexy mama!

Uno de los principales complementos en todo guardarropa que se precie son los zapatos, un elemento muchas veces  fetiche tanto para sus dueños como para el que admira los andares del afortunado poseedor.

Hoy en día los tacones que nos imponen las marcas, está claro que no son para ir cómodas,  son tacones por horas. ¿A qué me refiero? A que es directamente proporcional los centímetros del tacón con el tiempo de aguante sobre ellos.

Aquí se cumple perfectamente eso de que “para estar bell@ hay que sufrir”…..¡que alegría oiga!

Así que los amantes de lo exclusivo y de los muñones “chic”ensangrentados están de enhorabuena, una nueva concepción de calzado les espera. Leanie van der Vyver y René van den Berg han respondido a sus súplicas  y han creado unos zapatos que dotan a la afortunada que los lleve de unos andares con los que no pasará desapercibida!

Aquí os dejo este video, una muestra perfecta de andares seductores.

 

Scary Beautiful (Leanie van der Vyver) from Lyall Coburn on Vimeo.

Virginia P. Cavia

Esencia & Presencia: Margiela para H&M

Una vez más estamos viviendo una colaboración de la gran empresa sueca de moda con un diseñador de renombre.

Esta es, en mi opinión una unión excepcional, como sólo algunas de las ya numerosas colaboraciones lo han sido por su singularidad. Ya elaboré un análisis sobre el valor de estas colaboraciones entre míticas casas de moda y cadena de moda asequible en Reflexión & Resultados, con motivo de la extraordinaria colección de Comme des Garçons (Rei Kawakubo) para H&M.

Maison Martín Margiela es una casa icónica de principio a fin, con su alma – uno de los seis de Amberes- ha sido desde su origen un ejemplo de maison diferente, más taller-laboratorio colaborativo especializado en esencia de moda, que pura marca asociada a su diseñador-divo.

Esa esencia de moda, de reflexión, de pensamiento es lo que atrae, permanece y destaca en todo Margiela. Siempre despunta el mensaje en su tratamiento de las colecciones por encima de lo convencional, lo esperado o lo políticamente correcto (¿o políticamente vulgar?), incluso más allá de lo propio y específico en moda. También siempre se ha resaltado el culto por la impersonalidad que le caracteriza.

Suelo ponerle como ejemplo en la asignatura de marketing de moda -a mis alumnos de diseño de moda- de quien sabe presentar una colección de un modo diferente. Admiro la rotundidad de esta puesta en escena: la de su colección Haute Couture Spring Summer 2007. Es un vídeo para disfrutar, que como he dicho, destaca por encima de tanto tópico desfile de colección con pasarela, música y modelos caminando. Y es que Margiela, como siempre se ha dicho, es un genio de la metamoda: de esa moda que habla de sí misma.

Haute Couture Spring Summer 2007

H&M es presencia, una innegable realidad que llega a cada persona, a cada ciudad, a todos en todas partes. H&M hace la moda presente. Representa lo llevable, lo accesible, la eficiencia, el más puro sistema moda.

La magnífica colaboración que fue presentada con éxito hace unos días en Nueva York une continentes, mundos y universos: arte, instalaciones, deconstrucción, reconstrucción, color, adaptación, arquitectura y todo lo que se puede hacer con materiales y forma llegar a un público. En palabras de MMM: “Nos satisface presentar piezas de Maison Martin Margiela junto a H&M en una versión reinterpretada de nuestra visión. La democracia de nuestra moda es una característica intrínseca de nuestra creatividad y la colaboración con H&M nos permite llegar más lejos con este instinto. Esta colección une los universos opuestos de estas dos casas de moda de un modo que sorprenderá a todos.”

 

 Presentación en NY

 

Anne Teresa de Keersmaeker ha sido la coreógrafa que ha realizado un maravilloso trabajo para la presentación en el distrito financiero de NY, una mezcla de arte y espectáculo -como ellos mismos lo han denominado que captura el espíritu de MMM-: danza, coreografía y arquitectura se mezclan con la arena y con los bailarines para generar en una improvisación delicada y sutil una presentación contemporánea de aquello que vestimos a diario. Los artistas Daniel Arsham, Frédérique Chaveaux y Noemie Goudal crearon esculturas, proyecciones y fotografías exclusivamente para el evento.

 

El próximo 15 de noviembre esta versión democrática y personal de Margiela podrá adquirirse en 230 tiendas seleccionadas de la marca sueca. En la colección una prenda central en el día a día del invierno: los abrigos.

 Alicia Zaparaín