Lecciones de arte: La moda es sueño. Pasado y presente de la moda española

Si estás buscando como loc@ dónde formarte en moda, aquí os presentamos una nueva oportunidad: el Museo Cerralbo ofrece dentro de su programa Lecciones de arte, “Pasado y presente de la moda española” impartido por la Dra. Mercedes Pasalodos.

 Actividad gratuita.

Jueves 15 22 de noviembre, a las de 18:00 h.

Aforo limitado a 15 personas.

Para asistir a cualquiera de la sesiones es imprescindible la inscripción previa en el teléfono 91 547 36 46, de 10:00 a 14:00 horas, a partir del 5 de noviembre.

Más información aquí.

Amancio “Magno”: Inditex apuesta por el bien común

El día de la salida a Bolsa de Inditex y tras el éxito conseguido en el parqué, Amancio Ortega se sintió un poco abrumado y comentó que no iba a saber qué hacer con tanto dinero. Pero pronto solucionó sus dudas e hizo lo que siempre había hecho “Volver a invertir” (Blanco y Salgado: Amancio Ortega. De Cero a Zara,  2008, p. 170).

La red y los medios de comunicación se han conmocionado al enterarse de que el dueño de Inditex, uno de los veinte hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, ha donado 20 millones de euros a Cáritas. Todo ello con el fin de apoyar la labor social de la Iglesia en su programa de atención básica: alimentación, ayuda farmacéutica, servicios de vivienda y material escolar.

La sorpresa que ha causado en la red y medios de comunicación hunde sus raíces en la poca costumbre que tiene nuestro país de ejercitarse en una sana vida empresarial, en la que la grandeza de ánimo del que crea riqueza se corresponde con la estima y el aplauso de la sociedad civil que la recibe y vuelve a gestionar creando más riqueza. El Buen Gobierno y la Responsabilidad Social Corporativa son herramientas que caracterizan la comunicación del grupo Inditex. Es difícil encontrarle un “pero” o crítica a esta acción de la Fundación Amancio Ortega, máxime en el contexto actual que está viviendo España. Pensemos que para Cáritas es el mayor donativo privado recibido hasta el momento y que beneficiará a un gran número de personas de manera rápida, como es habitual en la trayectoria de la institución, y dentro de una cobertura nacional completa.

Por otra parte, ayudar a los que lo necesitan más que nosotros no es patrimonio exclusivo de los que más tienen, pues siempre podemos confrontarnos con aquel que tiene menos. Esto tiene sus ventajas. No todos podemos ser Amancio, pero sí todos podemos ser más magnánimos. La magnanimidad se puede contagiar, lo mismo que ser generoso, amable, sobrio, templado. Desde luego se agradece y estimula lo mejor de uno mismo el encuentro con personajes grandes: “magnos”. Nos hacen falta en todas las capas de la sociedad, en nuestros trabajos y en nuestras familias.

Amancio Ortega                                Alejandro Magno (Louvre)

Los empresarios de casta saben bien que la magnanimidad tiene mucho que ver con la fortaleza, con la tenacidad, con la capacidad de acometer grandes empresas. Y por tanto, con muchas posibilidades de lograr buenos resultados. Algo que Inditex parece reflejar en su trayectoria, siendo referente para la moda española en el mercado mundial. La compañía gallega sigue creciendo y a mitad del 2012 ya contaba con un total de 5.693 establecimientos en 85 mercados. Sólo durante los primeros seis meses de este año ha puesto en marcha 166 tiendas en 39 países. Entre otras aventuras, ha apostado por aumentar su mercado en Rusia en los próximos años y sumar sesenta establecimientos más a las 274 tiendas que ya tiene. Números y más números que crecen sin parar.

 

Zara en Nueva York                                             Zara en San Petesburgo

¿Son las cifras que más le importan al dueño de Inditex? No lo sé. Pero si sé que la valía de una persona no se mide ni en el número de tiendas que posea, ni en la suma de países en los que está su producto, ni en euros, ni en dólares. También sé, por experiencia, que el corazón se localiza muy cerca de la cartera, y que no te cuesta ser generoso con quien quieres. No tengo la suerte de conocer personalmente a Amancio. Pero su trayectoria y este último gesto, particularmente, me hacen pensar que le interesa gestionar al alza las cifras de su dignidad personal. Se revela como un hombre que piensa por cuenta propia, llevando la iniciativa de su vida en sintonía con el bien común y con los intereses generales. Me imagino que ante las últimas cifras de su crecimiento económico ha podido sentir las mismas dudas que cuando salió a bolsa, y ha vuelto a disipar la incógnita haciendo lo que la vida le ha enseñado siempre a hacer: “Volver a invertir”…, pero ahora en los que más lo están necesitando. Gracias Amancio “Magno”¡

Victoria Cavia

 

 

Fuera de Campo, exposición de Fernando y Rodrigo Zaparaín.

IMÁGENES DE MODA AL ÓLEO SOBRE ALUMINIO EN “FUERA DE CAMPO”: NUEVA EXPOSICIÓN DE FERNANDO Y RODRIGO ZAPARAÍN

 ATELIER ZAPARAÍN presenta en la Sala de Exposiciones del Arco de Santa María en Burgos, la exposición “FUERA DE CAMPO”, una selección de obras de los artistas Fernando y Rodrigo Zaparaín (Burgos 1964 y 1968), en la que pueden verse imágenes articuladas en torno al recurso narrativo del “fuera de campo”. La muestra se inauguró el jueves 11 de octubre y podrá visitarse hasta el domingo 28 del mismo mes.

Parte de OBtem ha podido visitar la exposición este fin de semana y disfrutar de las obras que los artistas exponen en primicia en su ciudad natal, entre las que destacan algunas de sus producciones más recientes pertenecientes al proyecto FRISE OCCIDENTALE: L’ENLÈNLEÈVEMENT D’EUROPE (Friso occidental: El rapto de Europa), que en mayo visitará el Colegio de España en la Cité Internationale Universitaire de París. Por esta institución han pasado artistas como Picasso, Dalí o Juan Gris.

HUMANOS. FERNANDO ZAPARAÍN. FOTO: NACHO GARCÍA SWEETMEDIA

Fuera de campo y relato visual

Los artistas responden a algunas cuestiones sobre “FUERA DE CAMPO” y su relación con la moda en una entrevista para OBtem:

 Fernando: “en esta exposición nos aproximamos al realismo desde una característica clave de la cultura visual contemporánea: la secuencialidad. Generamos imágenes que aisladas tienen su propio carácter, y que unidas superan esa condición individual y son capaces de sugerir historias, de crear un relato visual sin necesidad de palabras. Cada imagen no pretende abarcar todos los elementos completos de la realidad que representa, sino algunas porciones significativas”.

Rodrigo: “aquí, como en la vida, es tan importante lo representado como lo que no se ve. El contorno de la imagen y los límites físicos del cuadro actúan como gestores geométricos a los que se añaden además los vacíos y espacios en blanco con los que las “viñetas” saltan de una realidad a la siguiente”.

 Fernando: “pensamos que esto que estamos haciendo no es estrictamente pintura, estamos utilizando técnicas pictóricas muy contaminadas con otras cuestiones de los materiales industriales en serie, el tipo de imagen que nosotros hacemos puede ser pictórica en su elaboración, en su factura, pero está muy relacionada también con la imagen publicitaria. De hecho el propio soporte comercialmente se utiliza para rotulación publicitaria y para imprimir fotografías”

Rodrigo: “hay muchas referencias muy barrocas, en el sentido de cosas de ida y vuelta en toda esta elaboración de imágenes. Al final ¿qué estamos haciendo? por seguir con una metáfora muy de la profesión nuestra de arquitectos, lo que hacemos es construir imágenes. Los dos estamos muy interesados en la teoría de la imagen, porque lo importante es reflexionar sobre la construcción de la imagen, cómo se construyen imágenes dentro de un marco geométrico, que es el que delimita lo que está dentro del campo y lo que está fuera de campo”.

 Fernando: “por eso cogemos deliberadamente imágenes que no hemos hecho nosotros, que están en la publicidad…esto nos interesa mucho porque es romper la singularización de la imagen y convertirla en algo que muchos pueden manipular y que es una cadena que empezó una persona”.

Rodrigo: “es todo ese juego de cajas chinas o de espejos o túneles que son infinitos, más en un momento como el actual donde hay una sobredosis de imágenes, una inflación de imágenes. Vemos más importante el elaborar relaciones entre ellas, reelaborar, reinterpretar. Por ejemplo el Friso americano tiene toda esa sombra del 11 S de miedos y de tensión. El friso escandinavo tiene mucho de lo que es la moda, esa forma de representar al hombre y a la mujer, de posar en la moda, están pensadas como una serie, plásticamente tienen mucha fuerza por la escala, por el color”.

Fernando: “una cosa que hemos hecho mucho, es redimir esas fotografías de catálogo digital de moda, que realmente tienen la misión simplemente de comercializar y visualizar un producto, y es interesante sacarlo de ahí, de esa fugacidad,  sacralizarlo con el óleo, es la misma imagen prácticamente si las pudiéramos comparar, pero en una web de moda está destinada a durar una semana y aquí queda fijada para mucho tiempo”.

 

 

FRISO ESCANDINAVO. RODRIGO ZAPARAÍN. FOTO: NACHO GARCÍA SWEETMEDIA

Rodrigo: “en la serie Friso escandinavo es evidente que se ha buscado la escala real, todo el tema de la escala es un problema también geométrico y de percepción, que cambia mucho las cosas, el contacto directo con la obra es algo que nunca vas a poder ver en una pantalla, la experiencia del directo –como en teatro- es algo que nunca vas a poder transmitir de otra manera; en pintura la experiencia de contemplar una imagen a su tamaño real, es toda una experiencia, incluso a veces tengo recuerdos del olor del óleo, de la música que estábamos escuchando, hay muchas sensaciones de iluminación, de serenidad que son propias de ir a una exposición, de contemplar una obra en directo”.

 Imágenes al óleo sobre aluminio

La muestra inicia su recorrido con una sección dedicada a la figura humana, en la que se incluye la serie “Frisos”, de inspiración clásica griega. En la planta superior continúa con “naturalezas urbanas”: árboles naturales y artificiales, objetos retratados y ramas, todos ellos vinculados a la vida de las ciudades. La mayor parte de las obras son óleos sobre aluminio, con fondos monocromos y superficies artificiales que contrastan con las zonas pintadas y los volúmenes y texturas representados. Destaca la ausencia de perspectiva y la búsqueda de siluetas sin fondos.

FRISO AMERICANO. FERNANDO ZAPARAÍN. FOTO: NACHO GARCÍA SWEETMEDIA

Al visitar la exposición nos encontramos con una gran instalación hecha con CD’s reciclados, en los que están almacenados buena parte de la identidad de ATELIER ZAPARAÍN y forman un código “bidi” del sitio web de los autores. Según nos han confirmado los artistas la exposición se completó con una actividad singular para escolares: el jueves 18 de octubre. Unos 50 alumnos de primero de primaria del Colegio Los Vadillos, en el que estudiaron los artistas, pudieron compartir con ellos la visita a la muestra y realizaron un taller de inmersión plástica dirigido a fomentar su creatividad.

Aventura Plástica Aula Zapa

La prensa digital recoge entrevistas donde los artistas hablan de La pintura como elipsis o de Historias que escapan del marco.

 

 IMÁGENES INAUGURACIÓN “FUERA DE CAMPO”.

 

      

FERNANDO (D) Y RODRIGO ZAPARAÍN. FOTO: NACHO GARCÍA SWEETMEDIA.

 Y  nuestra colaboradora Virgina Pérez Cavia ante las obras Ella y Él.

 ELLA Y ÉL (HOMBRE Y MUJER). RODRIGO ZAPARAÍN.

Alicia Zaparaín

Punk Revolution (Vivienne Westwood s/s 2013)

¿Qué es lo que te viene a la cabeza cuando escuchas la palabra punk? ¿Piensas en artistas como con un look punk clásico como Lady Gaga, Pink o Gwen Stefani? O más bien ¿te recuerda la música en la que habitaban bandas rebeldes como Los New York Dolls, Los Sex Pistols, Los Ramones o “la abuela del punk” Patti Smith?. Supongo que todo dependerá de la edad del interlocutor al que van dirigidas estas preguntas. Pero seguro que lo primero que imaginas es un tipo de peinado en cresta, de puntas encrespadas hacia el cielo y de mechones coloreados de manera desigual. Quizás también una ropa desgastada y vieja, de plástico, denim, piel o tartam, además de imperdibles y rostros pintados cual tribu urbana a punto del abordaje de cualquier tipo.

 Más difícil sería dar razón de la palabra, pues pocos saben que “punk” era un insulto en la época de Shakespeare, tal y como aparece en varias de sus obras. Ya en el siglo XVII, el término describía un tipo de madera podrida. Y, más tarde, su significado define a un tipo de juventud problemática. Dave Marsh unió por primera vez las palabras “punk rock” en 1971. A partir de estos años, el insulto adquirió connotaciones positivas: esgrimía libertades a cualquier precio y retaba todo aquello que fuera conservador y confortable. El elemento provocador y contestatario quedó como núcleo de una música, una moda y una actitud. La música punk nació rebelándose contra el pop comercial y la música disco. La moda punk buscaba también cargarse lo normativo.

 

 “Climate Revolution”, la colección de Vivienne Westwood para la primavera/verano de 2013, sigue fiel a esa estética punk que a mitad de los años 70 ella misma difundió desde su tienda de Londres junto con Malcolm McLaren. Este diseñador era por entonces el manager de Los Sex Pistols, un grupo punk con un sonido que se basaba en el de la banda americana de Los Ramones, pero con una apariencia y comportamiento nuevos gracias al estilismo british excéntrico, golpeante e inusual que Vivienne y Malcolm aportaban.

La colección refleja la transformación que lo marginal consagrado sufre tras muchos años de codearse con el lujo. De hecho, las prendas tienen una vertiente más comercial que la habitual. Diseñadora. El desfile se sitúa espacialmente en un entorno que subliminalmente habla de la apropiación británica del punk: la embajada de Gran Bretaña en París. Peinados dramáticos, coronas principescas y rostros maquillados en los que se sobreimpresiona un corazón, juegan con recursos típicos del diseño Westwood: drapeados, sobretelas recolocadas, fruncidos, corsetería, botines y elementos decorativos que recuerdan un pasado romántico y libertino. El refinamiento barroquizante del show y la opulencia del escenario se alejan del urbanismo que respira la tribu de la calle. De hecho, el desfile recuerda a relatos otrora ya contados por diseñadores teatrales como Galiano o MacQueen.

Pero la actitud característica del punk como un outsider dentro del mundo convencional se expresa en el agresivo y ecléctico collage musical, la heterogeneidad de la colección y el cierre de pasarela con la diseñadora ostentando en su vestido-camiseta la frase “climate revolution”. Un mensaje político más domesticado que el caracterizó la moda y la música de las primeras épocas punkies, pero también del que con el mismo lema la diseñadora presentó unos meses antes en Londres. Todo ello con el mismo “buen rollo”, sentido del humor y libertad que caracterizan la manera de aproximarse a la moda de Vivienne Westwood y sus seguidores. ¿Será que la gente como Vivienne se hace mayor y ya no tiene grandes causas contra las que rebelarse? ¿Habrá que encontrar un nuevo modo de golpear al sistema? O, simplemente, ¿estamos ante un poner mucha alegría y “por favor” a las cosas por aquello de que “al mal tiempo buena cara”? Me quedo con esto último

Victoria Cavia

 

“Lo español” en clave americana: Ralph Lauren Primavera 2013

En tiempos de orgullos identitarios que llevan a discursos independentistas de carácter político y económico, la moda recuerda que el intercambio cultural entre grupos es una realidad inevitable. Las culturas nunca han sido autónomas y cerradas, pero menos en una era como la nuestra, caracterizada por el acercamiento de las sociedades distantes, la unificación de mercados y la difusión de prácticas culturales de manera generalizada. Ralph Lauren y su colección de primavera para el 2013 se suma a esta tendencia de la globalización al inspirarse en imágenes construidas sobre lo español dentro y fuera de nuestras fronteras.

La transculturalidad de los referentes estéticos a los que acude el diseñador respira del imaginario de las fiestas de los cortijos andaluces tanto como de los clubs marbellís copados por la “beautiful people” y las estrellas del Hollywood glorioso que aprovechaban el viaje a Andalucía para acudir a los San Fermines de Hemingway. Pero todo ello con un regusto por la historia de la moda de los 70, con toque floral en los estampados, aire garçon en complementos como boinas y pañuelos, estilo porteño y aflamencado en los vestidos de coctel, y look neoyorkino funcional en los trajes sastre. El negro, blanco y rojo otorgan el punto racial a los sombreros camperos y volantes que decoran blusas y vestidos en fuscias, verdes y turquesas. La paleta monocromática de algunos de sus estilismos refuerza la rotundidad que identifica lo español visto como universal. Al igual que los fuertes contrastes cromáticos proporcionados por el toque de color vivo de los pañuelos al cuello.

 

Una universalidad que se nutre de la imagen sobria y noble que de España exportó en su momento Balenciaga. Pero también de la más decorativista de Christian Lacroix, donde “lo español” tiene resonancias románticas y remite a la Carmen de Bizet, los libros de viaje de Irving o la iconografía para la danza de Gustave Doré.

           Christian Lacroix 2008 (foto, style.com)

Ralph Lauren no se evade de totalmente de esas fantasías historicistas en los trajes de noche, que resuelve con brocados, encajes, corpiños y toreras de matador, pero toma estas referencias de manera contenida: reinterpretándolas dentro del pragmatismo americano que exige el “ready to wear”. De hecho, en esta colección la universalidad tiene un marcado carácter comercial y conservador, que en clave identitaria sirve para reforzar el factor americano. Cabe pensar en el estereotipo acuñado por el capitalismo “yanquee” y en el que el mercado manda. También es muy “made in The USA” el estilismo contenido e impoluto de las modelos en maquillaje y peluquería, o la feminidad atlética y burguesa de los cuerpos elegidos para desfilar. La puesta en escena del desfile responde también a las libertades que se toma el diseñador en la selección en las referencias culturales y atribución de sus orígenes. Presentado en la Mercedes Benz Fashion Week, la pasarela sugiere un espacio arquitectónico vernáculo. Pero más que las tradicionales paredes encaladas de un cortijo, la altura del vano y su encuadre recuerdan a las amplias dimensiones de una hacienda californiana de diseño. El flamenco pop y sus guitarras hacen de banda sonora que articula la estructura del desfile en tres secciones, dejando la intermedia para la canción italiana que acompaña salidas de vestidos y pantalones más informales. La pertinencia de estos ensamblajes melódicos responde a las exigencias del clima alegre y sofisticado que se quiere transmitir, apoyándose en la dimensión transcultural del flamenco como Popular Music y obviando las referencias locales y más puristas del flamenco tradicional.

 

Al final del desfile Ralph Lauren comentó: “Siempre me inspiro en lugares lejanos y exóticos. Puedo no haber viajado allí, pero en mi imaginación es real” (Twitter). En realidad hubiera sido una pérdida de tiempo que cogiera un avión a la exótica España para componer las 61 salidas. No hubiera encontrado el país porque esa España vivió en un pasado recreado. El dilema es saber cuánto hay en esa recreación de apariencia (ilusión) y aparición (revelación). Lo que fue… sigue siendo de alguna manera. Pero, desde luego, lo que es… sigue siendo y estando. Ralph Lauren es una marca americana que refuerza su identidad optando por colorear de españolidad sus creaciones de la próxima primavera.

Victoria Cavia

Otoño 2012

Otoño es una época del año en la que siempre tengo frío. Es difícil decidir si ponerse ropa de invierno o de verano porque el tiempo cambia muy rápido pero es un momento perfecto para empezar a construir el armario de invierno. Uno de mis estilos favoritos para los meses de frío es el masculino. Muy cómodo y favorecedor además de muy fácil de conseguir, el estilo masculino puede ser muy puro con camisas Oxford y pantalones serios o más trendy y con punto femenino con blusas de seda y pantalones de pinzas con un twist.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Jacquard es una tendencia importante para este invierno y como siempre Zara lo pone fácil con estos pantalones, eso sí, debéis tener en cuenta que todo el mundo los llevará. Si os atrevéis con ellos los pantalones plateados de Monki son perfectos para construir un look de día o de noche.

Una blusa de seda negra siempre es importante en un fondo de armario. Esta de Zara tiene una línea de tachuelas en el hombro, un toque distinto.

¡Ay, los abrigos! Son mi absoluta perdición y desde que vi este de Topshop no puedo parar de pensar en el. El cuello de pelo se puede quitar para un look mas informal pero la forma es ideal y favorecedora.

Si como yo ya habéis llevado zapatos de cordones durante varios inviernos estaréis un poco cansados y os gustará saber que los clásicos mocasines están de vuelta. Los Castellanos granates de toda la vida siempre son una opción y estos de Topshop en negro son muy versátiles.

 Belén Gumiel