Moda social en Fundación Emotiva

En FUNDACIÓN EMOTIVA creemos que el presente se escribe por las empresas sociales, capaces de contribuir a un desarrollo económico sostenible local y global, con el protagonismo de los colectivos con mayores dificultades a la inserción laboral como son jóvenes, mujeres, personas discapacitadas y en situación de exclusión social.

 

En Fundación Emotiva llevábamos tiempo preguntándonos ¿quién hace nuestra ropa?, ¿quiénes son las personas que participan?, ¿cómo podríamos conocerlas?, ¿cómo viven?, ¿qué sueños tienen?, ¿qué les hace felices?, ¿cómo podemos demostrar que detrás de cada prenda hay una historia?.

 

De aquí surge la idea de poner en marcha una nueva Empresa Social “SÒCIAL – Abetterworld”, una empresa sin ánimo de lucro que pretende transformar el mundo de la moda, demostrando que es posible hacer ropa garantizando la trazabilidad, cumpliendo los Derechos Humanos y Laborales y respetando el Medio Ambiente.

 

“SÒCIAL – Abetterworld” ha comenzado con una Edición Limitada de Camisetas Éticas, las cuales han sido elaboradas en empresas, de Tanzania, Turquía y Bangladesh, que cumplen con el certificado internacional sobre respeto de Derechos Humanos y Laborales SA 8000 y que utilizan algodón local de alta calidad.

 

La serigrafía está hecha en el Centro Especial de Empleo DOWN TOLEDO, quienes nos han demostrado la gran profesionalidad de este colectivo y nos han transmitido su alegría y capacidad de vivir el momento presente.

 

Además, los beneficios por la venta de la colección se destinarán a proyectos de cooperación al desarrollo de FUNDACIÓN EMOTIVA en Bolivia.

 

La puesta en marcha de esta iniciativa emprendedora va más allá de garantizar la ética en la cadena de suministro, lo que también pretendemos es promover la construcción de un mundo mejor a través de mensajes positivos y concienciar a la sociedad de la necesidad de un consumo responsable. Por eso, aunque emprender no es sencillo y emprender una empresa social mucho menos, una vez fabricadas las camisetas y elaborado nuestro primer Catálogo (en el que participan amigos y familiares que nos apoyan en el proyecto), la ilusión de ver en la calle personas con el lema “abetterworld” nos da energía para seguir trabajando.

 

¿Te animas a construir un mundo mejor?

 

 

 

 

 

 

Actualmente las Camisetas “SÒCIAL – Abetterworld” pueden adquirirse en los siguientes establecimientos:

–       ZUCHI MODA HOMBRE, C/ Becerro de Bengoa, 2 -Palencia

–       LEYKO, C/ Alcázara de Toledo, 4 – León

 

 

Más información de Fundación Emotiva en:

www.fundacionemotiva.org

Facebook: FUNDACION EMOTIVA

Twiter: @fund_emotiva

¿Quieres formarte en el mundo de la moda?

Hoy os trasladamos una información que nos han  pasado desde la Universidad del País Vasco, y que esperamos sea de vuestro interés.

“Queremos haceros partícipes de los cursos de verano que hemos organizado en colaboración con la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco: El primero tendrá lugar los próximos 25, 26, 27 de junio en Bilbao: un taller práctico donde Mercedes de Miguel, diseñadora de reconocido prestigio y, Oscar Visitación, estilista y director de arte, aprovecharán el potencial de los alumnos para crear junto a ellos piezas únicas y brillantes.

Ver programa del curso.

Bajo el título “Mitos y Realidades de la Moda”, se desarrollará el segundo curso de verano que tendrá lugar en el Museo Balenciaga en julio. Está dirigido a todos aquellos a los que les interese la moda, el diseño, el arte… En esta ocasión contaremos con la participación de grandes profesionales como Javier González de Durana (Director del Museo Balenciaga), Maixut Álvarez (escuela de moda Marangoni), Victoria Cavia (Universidad de Valladolid) y Antón Arana (UPV/EHU).

Ver programa del curso.

III BILBAO international art&fashion 

El 15 de mayo tendremos los ganadores del III Bilbao International Art&Fashion. Preside el Jurado D. Juan Ignacio Vidarte, Director General de Estrategia Global de la Fundación Solomon R. Guggenheim. En www.bilboost.com podréis ir viendo a los finalistas y sus trabajos.”

Moda española con estilo “british”: Saint John Shoes

Un modo de producción que restaure la individualidad del proceso de diseño y atienda a la singularidad del cliente que lo compra es siempre bienvenido. Si a la calidad se unen unos precios asequibles podemos decir que nos encontramos con el lujo intermedio o masstige en el que se ubica Saint John Shoes, una marca de zapatos en la que Álvaro Sasiambarrena y Eugenio Saiz han decidido legitimar la calidad manufacturera en un sector en el que España es punta de lanza.

Su relato de marca pivota entre el contexto temporal/geográfico de un pasado mítico y el del tema, que en este caso subraya el saber hacer. Tratando explícitamente de legitimar los orígenes del zapato hecho a mano y del estilo british la marca hace uso de la citación y nos cuenta como los antiguos monjes de la abadía de North Lexeter  contaban dentro de la comunidad -allá por el siglo XIII- con el célebre John Whinberg, un monje zapatero conocido por el esmero, la delicadeza y la pasión con la que hacía cada uno de sus zapatos. Tal era su maestría y perfección que muchos lo consideraban un don, algo divino.

Saint John Shoes busca participar de alguna manera de ese espíritu medieval del trabajo bien hecho, de la ralentización contemplativa de lo artesano y de la exclusividad que gozaban los objetos antes del desarrollo de la producción industrial. Sencillez en la presentación del producto, categoría en los materiales utilizados y cercanía con el cliente que “customiza” el producto. La marca se dirige principalmente al hombre, aunque también hay modelos para las féminas que gusten del chic masculino. Un mínimo de experiencia digital es necesaria para que la estrategia funcione, a pesar de que hoy por hoy lo que nuestros amigos ofrecen es simplemente una dirección de correo electrónico (saintjohnshoes@gmail.com) y un catálogo donde tú eliges como quieres que sean tus zapatos: desde el tipo de suela (cuero, goma, mezcla) hasta el color de la piel o ante (piel engrasada, de diferentes colores y textura). Todo ello sin olvidar el tipo de modelo que mejor se adecue con tu estilo: castellano classic o borlas, exeter anillas, carter, winston, harrow, oxford, botines, mocasines y etc.

La iniciativa puede ser una oportunidad significativa para cambiar modos de producción y distribución, además de saltarse intermediarios que encarecen el producto. Al mismo tiempo, es una alternativa para que encuentren aire aquellas personas que sin grandes esnobismos valoran la singularidad a la hora de vestirse, buscan la diferencia y están cansadas de seguir las tendencias que marca el mercado de una manera generalista. Perfecto para esa minoría creciente que rechaza las cosas hechas masivamente para la masa.

 

Victoria Cavia

Contacto: saintjohnshoes@gmail.com

617586141 Álvaro Sasiambarrena

616277117 Eugenio Saiz

 

 

 

El “Colmao de San Andrés”, modos de vida hechos negocio

 Esto, unido al afán por crear un negocio propio, cómodo y en que se sintiesen a gusto, llevó a Juan y a Maite a abrir el Colmao, como dicen en familia.

 

Así nació este curioso lugar, que desde marzo del 2004 engrosa la lista de “lugares con encanto” en la ciudad de Valladolid, con la intención de llevar al público un pedacito de sus vidas. Transportar su modo de vida a esta aventura, pero manteniendo ese puntito de hospitalidad que hace del espacio (y del negocio) algo fresco y hogareño, profesional sin que el cliente deje de sentirse cómodo y en familia.

Encontramos un sitio cargado, un horror vacui magnífico repleto de recuerdos y de elementos que sencillamente están ahí porque quedan bien. Sillas de aneas, muñecas de porcelana, flamencas de las de poner encima de la tele, maniquís de pruebas, partituras dispares, cajitas de latón, recortables de muñecas, relojes, vajillas… En fin, todo lo que pueda caber en nuestra imaginación. Las piezas que forman parte del local son elegidas con sumo cuidado, y esto se hace patente en la combinación de las más sentimentales con otras, de carácter más artístico, como son los cuadros. Así como otros elementos que van sedimentando las paredes del “Colmao”, fruto de las exposiciones sucesivas que en él se llevan a cabo. Es un kitch españolizado, repleto de lunares, volantes, encajes y elementos torerísticos, que ni siquiera Almodovar habría soñado, remitiendo a algunos a su juventud o infancia, y a otros a tiempos que recordamos de oídas.

 

Por el mismo criterio seguido para la decoración se rigen a la hora de la elegir los clientes, llevando a cabo una especie de ‘autoselección, que es sumamente sencilla. Juan y Maite pasan por su filtro personal a los parroquianos, teniendo como máxima el “antiborreguismo”, como dice el propio Juan. Él puede permitirse el lujo de querer que su negocio sea ciertamente clasista (en términos culturales), ya que puede estar a la altura de conversar con un cliente acerca del último partido de futbol o de la economía del país. Y acto seguido, debatir sobre una exposición de Chagal, contar batallas de Orson Welles, recordar las visitas de John Huston a Valladolid, o de las obras de Sallinger y de la atemporalidad de El Principito de Saint-Exupéry.

 

Clientes como Fernando Ercilla “el Erci”, que se define como un macarra irreverente, percusionista y pianista ocasional, hacen del espacio algo más dinámico. La espontaneidad que caracteriza a este músico diletante, al que “debería conocerse a partir de las doce de la noche”, le llevó a sentarse ante el piano Baldwin y “destripar” desde Duke Ellington hasta el “cumpleaños feliz”. Éste, como otros visitantes asiduos, alaba “la profesionalidad del camarero español, que es una especie en extinción”. La paz culta y el elitismo controlado que se respira se debe, en buena medida, “al favor que otros bares nos hicieron al abrir sus puertas”, según Juan.

 

En el aspecto musical, que también lo tiene, poco más se puede decir. “El Colmao de San Andrés” dispone de una guitarra y un piano al alcance de la mano de cualquier cliente-amigo aventurero y amante de la música. Por otro lado, de forma más canónica (sin fecha fija) van apareciendo amigos, sobre todo “en las noches de futbol”, como explica Maite. Se juntan para ensayar unas piececillas, tomando copas en los pocos metros cuadrados que sienten como una extensión del salón de su casa. En estas noches, la bossa nova, el flamenco, las fusiones de los géneros clásicos con el jazz, blues… son un elemento más que embellece la calidez del “Colmao”.

Gabriel Gonçalves

¿La moda se nos impone o depende de nosotros?

La idea de contemplación suena como un disparate, porque parece estar invitando a la nada, a una actuación pasiva y egoísta frente a un mundo que trabaja por moverse en torno al irresponsable que contempla. Supone proceder como un frívolo, enfrentarse a un juicio social negativo, y -el que lo haya intentado alguna vez ya lo sabe-, tener la paciencia de esperar, apabullado por la vorágine.

 

¿A qué espera el que contempla? A percibir algo. Por eso es un egoísta: lo que percibes tú es sólo tuyo. Contemplar es poner en marcha una vía de enriquecimiento personal, individual, a priori sólo para ti…

 

Todos hemos visto alguna vez a un extasiado. No dan buena impresión. Nos restriegan que tienen algo que no vamos a entender: somos idiotas, incultos de nuestra propia cultura si lo que tenemos delante es arte actual.

 

La idea de cómo debemos percibirlo nos anula como contempladores: escuchamos sin oír, miramos sin ver… y los otros tres sentidos no parecen tan importantes para percibir Arte. Esta sensorialidad sesgada tampoco es válida por sí misma, si no lleva a una reflexión contextualizada. No sabemos cómo reflexionar, ni conocemos el contexto por más que sea el nuestro mismo.

 

Eres un idiota que sólo siente. No sabes pensar. ¿De verdad?

 

Laura Vegas