Verde

No sé si es porque el invierno es mi temporada favorita o porque me asusta la velocidad que esta cogiendo la industria de la moda, pero cuando intente ir a las rebajas londinenses el día 2 de enero, la mayoría de las tiendas ya estaban llenas de primavera. Los escaparates de ofertas han dado paso a camisetas cortas, colores brillantes y sandalias. Ya esta aquí la nueva temporada.

 

Y como no nos queda otra que asumirlo – y, por que no, disfrutarlo – vamos a hacerlo con cabeza. Voy a empezar el repaso a las tendencias que vienen con el que va a ser mi color de la temporada: el verde. En todas las tonalidades y prendas ha invadido la high-street así que, si vuestro armario como el mío esta casi vacio de este color, es el momento de tomar nota.

 

Ropa

Lo tiene todo, transparencias, largo asimétrico y color verde. Además es una de esas prendas de temporada que te puedes poner desde ya mismo. Eso sí, con medias, ¡por favor!

Americana de esas que te alegran un look en un momento. El vestido que la modelo lleva debajo, clara imitación de Missoni, tampoco está mal para iniciarse en la tendencia mientras aun estamos en invierno.Para las menos atrevidas o para combinaciones mas sencillas –se me ocurre una reunión de trabajo con una falda lápiz- esta blusa transparente en verde pastel una vez mas de nuestra Zara salvadora.

Estos pantalones/leggins de H&M serán míos la semana que viene con un poco de suerte. Fueron ellos los culpables de que me obsesionase con este color así que se merecen un hueco entre mis perchas. No creo que haga falta explicar con que porque se pueden llevar literalmente con todo.

Bolsos

Cartera de mano tipo sobre de River Island para Asos, Bolso de piel de Zara y satchel de Cambridge Satchel Company (en exclusiva para Asos). Tres tipos, tres materiales, tres tonos. Las opciones son infinitas.

Sandalias con mucha plataforma (muchos dirán que demasiada) pero son de un color tan bonito… existen versiones mas discretas pero no he podido evitarlo. Para empezar, en Aldo hay zapatos de salón con diferentes tacones y plataformas de todos los colores, recomiendo echar un ojo. Y zapatos de serpiente verde lima, también de Topshop. Una imagen vale más que mil palabras así que juzgad por vosotros mismos.Satchel

Belén Gumiel

Celia Vela en la Pasarela 080 Barcelona Fashion.

Pasarela 080 Barcelona Fashion

La colección que presentó Celia Vela, de raíces vallisoletanas, estaba inspirada en una historia titulada Segundo segunda.

Es ya tradición de esta diseñadora desarrollar sus colecciones a partir de pequeños relatos llenos de sentimiento.

Tres modelos vestidas de rojo iniciaron el desfile, en paralelo al rojo de la puerta que da comienzo a la historia del segundo segunda…

A partir de aquí, el desfile se deslizó entre verdes, azules, con puntos de color en rosas, magentas, granas y una pizca de naranja. Los tejidos, como siempre, de factura europea, lanas cocidas, alpacas, acolchados con exteriores de jacquards y tules. Los interiores en guipur, sedas pintadas, un toque de pedrerías…

La colección, como ya es costumbre en esta diseñadora, es extremadamente femenina, muy sofisticada y con un aire que nos recuerda al lejano oriente.

Celia Vela, exporta casi toda su producción al Japón, tal como se podía intuir al ver el front row de su desfile lleno de compradores venidos de aquel país. Desde hace tres años dispone de showroom propio en Tokyo, ciudad en la que presentó sus colecciones por primera vez en 1999, también presenta sus colecciones en París, en el marco del salón Atmosphère de la Semana de los Creadores o en Pure London. Ha colaborado con Coty-Astor, ModaFAD, Barcelona Moda Centre, Dupont, el Cercle Tèxtil, Lucky Strike, entre otros.

 

 

Redacción

Segundo segunda

 

Domingo por la tarde. Calle Balmes, un segundo segunda en una finca antigua. Sorprendentemente, la puerta de entrada está pintada de color rojo con un ribete azul. Es un piso grande, las estancias dan a un jardín interior muy frondoso, precioso, y los cantos de los pájaros lo envuelven todo. Ayudamos a Carlota. Debe vaciar el piso de su tía Teresita. Era sastre, se pasó la vida haciendo uniformes militares, era soltera.Pasamos una tarde tranquila, riendo mientras nos probamos abrigos de comandante del ejército de tierra o uniformes de marina, suponemos que son encargos que nadie recogió. Celia remueve las cajas llenas de botones dorados y de ovillos de hilo para bordar; en el fondo de un armario, encuentra una caja grande de cartón lila, con una libélula pintada en la tapa, que le llama la atención. La abre: botones de nácar, de madera tallada, trozos pequeños de chantilly, de tules con pedrería, unas plumas, unas hojitas de colores hechas a mano con sedas … Nos llama, es extraño, ¿qué hacía con eso? Qué misterio.Al atardecer, Carlota ya ha separado todo lo que quiere conservar y lo vamos bajando al coche. Con el coche cargado, subimos por última vez a cerrar las ventanas y puertas del piso. Antes de partir, Carlota, que sigue intrigada, nos dice “¡espera!, el altillo”. “¿Qué altillo?”, le preguntamos. La tía Teresita tenía un altillo donde, cuando Carlota era pequeña, le decía que guardaba un tesoro, y cuando ella le pedía “¿qué tesoro?”, su tía le respondía: “el tesoro de mis sueños”. “Ya no me acordaba”, dice Carlota mientras se dirige hacia el fondo del piso.Y sí, en el altillo encontramos un tesoro: patrones y muestras de piezas maravillosas, llenas de delicadeza, tan sofisticadas, tan femeninas, en tejidos de los que ya no se hacen, con detalles, pasamanerías, plumas y pedrerías que ahora serían casi imposibles de encontrar. Y también hay una libreta. Carlota empieza a leer. Al poco rato, las lágrimas se le escapan sin que se dé cuenta. Celia empieza a notar la falta de aire: siempre que encuentra algo que le emociona ─ un trabajo que le llega al alma ─ le pasa lo mismo. Aquellas piezas son preciosas y la historia de la tía Teresita resulta ser la historia de un amor que, al ser imposible ofrecérselo a él, dedicó a unas piezas creadas pensando en todas las ocasiones especiales que imaginaba que habría vivido a su lado.Cuando estábamos a punto de irnos, con la emoción aún a flor de piel, al ir a cerrar la última ventana, una libélula entró como atraída por la luz, nos sobrevoló a los tres y volvió al jardín de donde había venido.Lo cerramos todo, bajamos y nos fuimos en el coche. No nos dijimos nada en mucho rato.Esta colección está inspirada en aquella vida envuelta en abrigos, chaquetas y capas de paño, de lanas de alpaca, y llena de sueños de una vida elegante, delicada, feliz, junto a un hombre enamorado, de la que sólo existieron los vestidos.

Jordi Rotllan, miembro del equipo de Celia Vela

Puedes encontrar a Celia Vela en:

www.celiavela.com
Facebook
Twitter

Selección de noticias Enero 2012

INFORME ” RETAILING 2015 ” REALIZADO POR PWC Y TNS RETAIL FORWARD

Retailing 2015: New Frontiers
El informe en ingles “Retailing 2015: New Frontiers” muestra que el escenario mundial en el año 2015 será muy diferente del actual, pocos formatos de retail continuarán con el rápido crecimiento experimentado hasta ahora y prácticamente todos crecerán a una tasa mucho menor. El retail se convertirá en una industria que se concentrará en ofrecer productos a consumidores selectivos, en vez de productos masivos, habrá mayor desarrollo tecnológico, aumentará el gasto en servicios por sobre el gasto en productos, el formato de mall masivo perderá terreno debido a que los consumidores buscarán centros comerciales que los identifiquen. Todos estos cambios requerirán de especialistas en diferentes disciplinas, que diseñen estrategias adecuadas para enfrentar los retos de una economía globalizada y cada vez más competitivos.

Seminario Indumentaria y cultura de la apariencia

http://www.fcamberes.org/actividades/act/act_2012_Clothing.html

Webs Interesantes sobre retail

Retail Meeting Point

Un punto de encuentro 100% retail.

Retail Awanzo

Un blog de retail para retailers, comerciantes y profesionales del sector. Consejos prácticos, tendencias y reflexiones sobre la actualidad del sector, en marketing, gestión e innovación.

Noticias

Nueva andadura con la ilusión de ampliar la oferta educativa.

Moda y Negocio. Seis preguntas para ponerle pies a tus ideas.

En el ámbiAutor: Basilio de San Juan Pintura: Técnica; Oleo sobre lienzo encolado a tabla Título; Maniqui I Medidas; 100 x 52 cm Año; 2006 to de la moda las ideas no les faltan a los más inquietos. Pero muchas veces esa capacidad no se compensa con otras actitudes que están asociadas con la disciplina mental y con el conocimiento práctico.

Tomar aire y plantearse las preguntas básicas antes de empezar cualquier proyecto o negocio son preliminares que se acompañan de la diligencia, flexibilidad y constancia si queremos llegar a puerto y vencer los múltiples obstáculos que se presentan en cualquier empresa humana. Unas preguntas generales pueden servir para organizarse ante cualquier iniciativa de este tipo. Aquí van algunas sugerencias que, análogamente, también pueden aplicarse al ámbito de la investigación universitaria.

1. Cuál es la idea de tu negocio y que problemas tendrás que resolver?

2. A qué mercado se dirige y cuál es el tamaño de ese mercado?

3. Quién es su mayor competencia y cuáles son las diferencias, tanto mejores como peores, con el tuyo?

4. Cuál es el modelo resultante al que llegas?

5. Quienes formarán el equipo que lleve a efecto la idea?

6. Cuánto dinero necesitas invertir y por qué?

Victoria Cavia

Imagen: Autor: Basilio de San Juan.Pintura: Técnica; Oleo sobre lienzo encolado a tabla. Título; Maniqui I. Medidas; 100 x 52 cm.Año; 2006.

 

Cuestión de naming: Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, algo más que un cambio de nombre.

Mercedes Benz Fashion WeekQue la “diosa” Mercedes haya sustituido a esa castiza diosa “Cibeles” en la pasarela que se celebra en la capital española con carácter bianual, no es algo que suceda por fortuna, ¿o sí?. Tras más de 50 ediciones se puede decir que la semana de la moda cambia de manos y de nombre, aunque ya había incorporado el inglés a su marca -Cibeles Madrid Fashion Week- seguía poniendo por delante en su denominación la céntrica fuente madrileña. La suerte y las negociaciones para salvar la pasarela han llevado a que la centenaria marca de coches tome las riendas de los desfiles con las colecciones de diseñadores españoles que comenzaron en el ya lejano 1985.

El pasado 27 de diciembre los medios se hacían eco de la noticia y derrochaban tinta, tweets y enlaces para comunicar que se había firmado un acuerdo de colaboración con la marca de automoción para asociar la semana madrileña de la moda a la marca de automóviles y al resto de pasarelas del circuito internacional que ya patrocina Mercedes Benz.

Es interesante ver como las presentaciones de las colecciones se han asociado con frecuencia a otros productos de lujo o semilujo con carácter de cierta exclusividad, como patrocinadores. El beneficio buscado es mutuo puesto que las marcas de automóvil llevan años acercándose a las tendencias y a la moda para que sus diseños se asocien a este sector.
La elegancia, la velocidad, la competición, el lujo, la innovación, la vanguardia y otros aspectos relacionados con los viajes y el deporte propician alianzas habituales entre este tipo de marcas y los diseñadores o marcas de moda: basta recordar la celebración de la Louis Vuitton Cup o cómo la copa del mundo viajó al pasado Mundial de futbol en Sudáfrica en 2010 en una especial maleta de la mítica marca.
Al abordar los elementos identificativos de una marca en las clases de Marketing de moda hablo con mis alumnos del tema del naming: buscar nombre para cualquier evento o producto es complicado, una tarea delicada. El nombre debe ser recordado –hay reglas del naming para lograrlo-. Cuando se trata de comercializar un producto o marca de moda suelen rechazarse las reglas establecidas, también la suerte o la oportunidad influyen en el éxito. Si hablamos de diseñadores es frecuente recurrir a su nombre o apellido que señalan la individualidad del creador. Siempre se aconseja buscar nombres más evocadores y sensoriales que descriptivos.
¿Recordaremos fácilmente el nombre de la nueva semana de la moda que comienza el próximo 1 de febrero en Madrid o seguiremos “yendo a Cibeles” con los alumnos de Diseño de moda? Veo difícil comentar: pasaros por el ¿Merceespacio?, ¡será cuestión de acostumbrarse!.

Alicia Zaparaín

J’adore Dior

Si uno ha renunciado al coche y tiene demasiado frío para usar la bicicleta, es fácil que acabe pasando algunos ratos en las paradas de autobús. Bajo la marquesina pueden convivir muchos espacios y tiempos distintos. Desde hace unos días, mezclada entre la gente somnolienta que espera la llegada del transporte urbano, nos sorprende la refulgente campaña anual de Dior y su perfume.

Al profundizar un poco más, detrás de la foto fija encontré un pequeño vídeo que amplía la historia. No es apabullante, pero resuelve airoso un problema que, al estudiar la retórica visual, siempre me ha parecido difícil: anunciar un perfume con imágenes. Una foto y su mensaje (no hay imagen sin texto) lo tiene fácil para describir cosas relacionadas con la vista, su sentido correspondiente. Pero le es imposible, en principio, hablar de sensaciones propias de otros medios de percepción como el sonido, la gravedad, el gusto y no digamos nada el olfato. Para comprobarlo intentemos dibujar el murmullo de la brisa o el olor de una flor.

El anuncio de Dior recurre a un viejo sistema, la metáfora, que consiste en referirse a una cosa mediante otra semejante, con la que es posible la comparación. Aquí el perfume se sustituye exitosamente por un vestido (dorado, por supuesto). Encontramos a la protagonista llegando apresurada a palacio y atravesando lo que parece un suntuoso backstage al final del cual, como si fuera un coche de carreras, le espera todo un equipo que cambiará en pocos segundos su “sencilla” ropa de calle por una nueva piel de pedrería y encajes.

Casi no tiene que detener su mancha rumbosa, mientras asombra a las mismísimas Marlene Dietrich, Marylin Monroe y Grace Kelly que esperan su turno. La explosión final nos presenta a Charlize Theron pisando firme la pasarela y refulgiendo en el Salón de espejos de Versalles que multiplica su evanescencia dorada, mientras su silueta se transforma en el frasco de perfume.

El mensaje parece claro: igual que un vestido convierte a quien viene de la vulgar calle en sorprendente objeto de atracción, un perfume reviste a toda la persona y la hace brillar como el oro. Este metal es en sí mismo otra metáfora paralela al vestido, que Dior viene utilizando para significarse, aprovechando con éxito la resonancia fonética que el famoso apellido tiene con oro y adorar.

Imposible resistirse a comprar con estas convincentes premisas, aunque una imagen nunca podrá desprender fragancias.

Fernando Zaparaín

El predominio de la imagen

Recientemente Karl Lagerfeld ha presentado su nueva colección Paris-Bombay, de la que tanto se ha hablado en medios de comunicación oficial y redes sociales. El diseñador presenta esta propuesta con una mirada a Bombay, ciudad que afirma no haber visitado para la realización del trabajo. Imágenes, filmes y cultura en general son manipulados en la mente creativa para llevar a cabo este espectáculo que posee gran carga estética pero que poco tiene que ver con todas las sensaciones que se despiertan cuando uno visita esta ciudad India. Hay una referencia explícita muy concreta a Bombay, presente incluso en el nombre del desfile, pero sin embargo, su esencia parece ausente. ¿Cómo es posible captar Calcuta sin visitarlo? Por ejemplo, será muy complicado alcanzar la belleza espacial de la arquitectura de Siza si no visitamos la Iglesia de Marco de Canaveses o sus Piscinas. Vemos en contrapunto el trabajo del perfumista de Dior, François Demachy, con Escale à Pondicherry. La nariz de Dior viaja a Pondicherry para impregnarse de todos los aromas que se mezclan en esta ciudad colonial francesa y elaborar esta fragancia con toda el alma de la India.

Hoy día estamos en un mundo totalmente globalizado y conectado. Podemos acceder a cualquier imagen con un solo click en nuestro dispositivo electrónico. Antes de visitar un lugar es posible verlo en fotos, la cuales empiezan a formar de un bagaje que portamos como una mochila e influye de manera muy notoria en la percepción de las cosas. Todos somos invadidos por millones de imágenes a diario y ahora mismo en el mundo desarrollado es complicado no ser partícipes de ellas. Vivimos una época en la que la imagen tiene un papel protagonista y la vista se ha convertido en nuestro sentido principal. Los demás sentidos han pasado a un segundo plano. En el desfile de Lagerfeld salta a la vista las influencias del Bombay lujoso del pasado, pero se queda en eso.

Podemos afirmar que estamos ante una “Crisis de los sentidos”. No es aconsejable dejar de visitar lugares porque tenemos una documentación gráfica amplísima en la nube porque es un placer oler la suavidad del azahar, oír el tintineo de una gota de agua, palpar la textura de la piedra al rocío. En este tiempo de velocidades vertiginosas, ¿a dónde va todo esto?, ¿cabe preocuparnos por las directrices que va tomando la moda, la música, la arquitectura en pos de un diseño de gran fotógena publicitaria? ¿Debemos renunciar a nuestro sillón low cost de Ikea a pesar que sale precioso en el catálogo?

Alejandro M.Salamanca